Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Una 'ley Sinde 2.0' para seducir al PP

El Gobierno diseña una nueva normativa antidescargas para ofrecérsela a los populares en el Senado - La judicialización del proceso es clave en la negociación

El Gobierno de Zapatero prepara una nueva ley Sinde . Una versión evolucionada de la norma para recabar el apoyo del Partido Popular y así salvar en el Senado una de las leyes más polémicas de los últimos tiempos , la disposición final de la Ley de Economía Sostenible (LES), que prevé el cierre de páginas web que sirvan contenidos no autorizados sujetos a derechos de autor. Todo indica que la norma tal y como la conocemos sufrirá cambios, hasta el punto de que se puede hablar de una ley Sinde, versión 2.0 .

El Ejecutivo no está dispuesto a "desvirtuar" la urgencia del proceso judicial. "No se puede alargar eternamente", señalan fuentes de la Moncloa. "Tenemos algunas líneas rojas que no vamos a traspasar. Primero, pensamos que la total judicialización no sería eficaz. Segundo, no queremos arremeter contra el usuario como demandan algunos sectores del mundo de la creación. Y tercero, no contemplamos la supresión del canon digital, en sintonía con nuestra interpretación de la reciente sentencia del tribunal de Luxemburgo".

"No aceptaremos la supresión del canon digital", dicen fuentes del Gobierno

Rajoy: "Que el PSOE elija un interlocutor, el que sea, se siente y discuta"

El batacazo de la ley a su paso por el Congreso , donde las negociaciones in extremis entre PP y PSOE quedaron rotas cuando los populares exigieron la eliminación del canon, está obligando a todos a mover pieza: desde Alex de la Iglesia, quien mañana se reunirá con internautas en la Academia de Cine, hasta el PP, en cuyos principios programáticos figura la defensa de la propiedad intelectual. Los dirigentes populares no ven con buenos ojos que los creadores queden desprotegidos por una cuestión de rifirrafe parlamentario. Y el espectáculo ofrecido el martes en el Congreso -las sucesivas negociaciones con CiU, PNV y PP, las exigencias ajenas a la ley para pactar y la decisión final del Gobierno de dejar caer la norma- no ha dejado satisfecho a nadie.

El nuevo espíritu negociador con el PP lo ha admitido un portavoz del Gobierno. También fuentes de la Moncloa confirman "plenamente su intención de salvar la norma en el Senado". Van a dedicar toda la semana que viene [la ley Sinde llega a la Cámara alta el 15 de enero] a la negociación. "El clima, con las declaraciones que se han ido deslizando por uno y otro lado en estos días, puede ser propicio al entendimiento", señalaron desde el PP. Por su parte, Ramón Jáuregui, ministro de la Presidencia, vio ayer "factible" este pacto.

Al "buen clima" contribuyeron ayer las palabras pronunciadas por el líder de la oposición, Mariano Rajoy. En Toledo, reiteró el respeto de su partido por la propiedad intelectual y lamentó las prisas con las que se acometió la negociación parlamentaria. "Dos horas antes se pretendió que el PP, el único con una alternativa completa y razonable a la ley Sinde , diera su apoyo a algo de lo que no quisieron hablar nunca con el Partido Popular. Así no se pueden hacer las cosas", protestó Rajoy. Y brindó una posible clave para el éxito de la negociación de principios de enero: "Que el PSOE elija un interlocutor, el que sea, y se siente y discuta".

Este interlocutor ya ha sido designado, según fuentes socialistas. Será José Enrique Serrano, hombre de la máxima confianza de Zapatero, el que tome las riendas de la negociación. Lo que no está del todo claro es el precio al que el PP venderá su apoyo. Los temas que están sobre la mesa son cuatro: el tiempo que puede tomar el proceso en acabar con el cierre de una página de descargas, su judicialización, la introducción de una instancia de arbitraje y la adecuación de la legislación española a la europea en el asunto del canon digital.

En una entrevista concedida en Nochebuena a EL PAÍS , la ministra Ángeles González-Sinde dio por buena la creación de una instancia de arbitraje. Y José María Lasalle, portavoz de Cultura del PP, tendió la mano al PSOE en las páginas de este periódico para alcanzar "un pacto de Estado" al respecto.

La clave parece estar en la judicialización del proceso. El Gobierno está dispuesto a introducir mayores garantías, siempre que estas no alarguen los plazos hasta dejar la ley desnaturalizada. Las vulneraciones de los derechos de autor en las que incurren las páginas web de descargas y enlaces se concentran en los días posteriores al estreno de una película o la publicación de un disco o un libro. Por eso, la urgencia a la hora de actuar es primordial para el Gobierno, que, según fuentes de la Moncloa, busca soluciones que no excedan mes y medio.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de diciembre de 2010