Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de la lidia

Espontánea Esperanza Aguirre

La presidenta de Madrid declara la fiesta Bien de Interés Cultural en la Comunidad - El anuncio irrumpe en pleno debate sobre la abolición de las corridas en Cataluña

Al estilo de aquel espontáneo que, antes de morder la arena y morir, declaró "¡hoy me tiro aunque sea el cumpleaños de mi hija!", Esperanza Aguirre cogió los trastos, saltó la barrera cuando nadie miraba y firmó un faenón con esa pequeña carga demagógica que encierran las grandes tardes de los toreros ventajistas. La presidenta sorprendió a tirios, troyanos, taurinos, antitaurinos e indecisos al declarar como Bien de Interés Cultural (BIC) la fiesta de los toros en la Comunidad de Madrid: lo hizo, como por casualidad, justo cuando el Parlamento celebraba su segundo día de volcánicos debates sobre la prohibición de las corridas en Cataluña. Esperanza Aguirre no había sido invitada al debate del Parlamento catalán. Dio igual: ella se autoinvitó sin problemas.

El gesto impedirá cualquier intento de prohibir los toros en la Comunidad

"El 70% de los puyazos causa daños neurológicos", afirmó Zaldívar

Por si quedaba alguna duda con el rifirrafe de Cataluña -donde, por cierto, la fiesta lleva tiempo muriendo lentamente, y no por ninguna Iniciativa Legislativa Popular como la del Parlament, sino por el propio decaimiento de la afición taurina, solo sostenida por los esporádicos llenazos de José Tomás- Esperanza Aguirre lo dejó claro ayer: los toros pueden ser y de hecho ya son objeto de disputa política.

Prueba de ello es que la tarde anterior la presidenta de Madrid había arengado a los dirigentes populares de la Comunidad para que entraran en campaña, pese a que aún quedan 15 meses para las elecciones autonómicas y municipales de 2011. Ése es, precisamente, el plazo máximo de tramitación del expediente de declaración de los toros como BIC.

El vicepresidente regional, Ignacio González, también consejero de Cultura, no tuvo ningún reparo en admitir que la medida está relacionada con el debate abierto en Cataluña para prohibir la lidia. Sin embargo, aseguró que desde hace tiempo los colectivos del mundo del toro habían solicitado la medida al Gobierno madrileño.

Pero aún menos reparos tuvo la propia Esperanza Aguirre al pronunciar un personal e intransferible panegírico en defensa de los toros, "un arte que merece estar protegido y que desde tiempo inmemorial pertenece a la cultura española y mediterránea". "Goya, Picasso, García Lorca y, fuera de nuestro país, Hemingway y Orson Welles se han ocupado de los toros como arte", apostilló.

Es la primera vez que la Comunidad de Madrid abre un expediente de Bien de Interés Cultural a un hecho intangible, como lo es la lidia, pues hasta ahora el listado de BIC de esta autonomía sólo incluye inmuebles, paisajes y bienes físicos. Por poner algunos ejemplos, gozan de esta protección la Puerta del Sol y sus calles aledañas, la muralla de Alcalá de Henares o el conjunto patrimonial que abarca la cerca histórica de San Lorenzo de El Escorial. Pero el Ejecutivo madrileño se escuda en el artículo 9 de la Ley regional de Patrimonio Histórico Artístico de 1998, que establece que también podrán ser objeto de protección "las actividades tradicionales" que reúnan de "forma singular y relevante" valores propios de las tradiciones y costumbres de la Comunidad.

La primera consecuencia del expediente es que la fiesta de los toros quedará protegida desde ese momento, como si ya se hubiera producido la declaración. Eso impediría automáticamente, por ejemplo, cualquier intento de debatir en Madrid la abolición de la fiesta al estilo de lo que se está haciendo ahora mismo en Cataluña.

La ley también contempla exenciones fiscales a los titulares de bienes con la misma protección (aunque no existe un reglamento de cómo se aplican) o sanciones (entre 60.000 euros y 1,2 millones de euros) a quienes "causen menoscabo en los mismos". Éstas son algunas de las cuestiones que deberán determinarse en el expediente, pues habrá que aclarar qué se considera "menoscabo" a la fiesta de los toros. Los 179 ayuntamientos madrileños estarán obligados a colaborar en la protección de los valores de la lidia.

Mientras tanto, el Parlamento catalán siguió debatiendo sobre la prohibición o no de las corridas. Ayer no hubo ni banderillas ni estoques, ni mediáticos símiles con la ablación del clítoris, pero sí, en cambio, mucho Kant, mucho Sócrates y Quevedo. Hasta para quien quisiera acogerse a la tan manida "identidad nacional" hubo argumentario: "La corrida ya no es la Fiesta Nacional de España, ahora forma parte del patrimonio cultural del sur de Europa e incluso es ya patrimonio mundial". La frase fue de Francis Wolff, filósofo y profesor de la Universidad de la Sorbona.

El ganadero Pedro Fumadó subió el tono, al tachar a los parlamentarios de "unos ignorantes del tema, porque moral e intelectualmente no pueden juzgar sobre un tema que desconocen". Salvada la primera pasión, Wolff, autor del argumentado libro Filosofía de las corridas de toros (Ediciones Bellaterra), entró de lleno en los derechos de los animales recalcando que el toro está aparte de todos ellos por su propia biología: "Se le preserva con su innata bravura, por lo que sólo puede servir para la finalidad para la que es criado". Para él, la abolición de las corridas no es un tema que debiera legislarse.

Con enjundia también respondió el único abolicionista de la sesión matinal, el madrileño Pablo de Lora, catedrático de filosofía del derecho, que tiró de un grabado de Goya donde se veía el desjarrete (corte de patas de los toros). "Ha habido muchas maneras de torear a lo largo de los siglos y con el tiempo se ha ido llevando a un protocolo de hacerlo cada vez menos cruento; y el corolario es su abolición".

El veterinario José Enrique Zaldívar, de la asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia, hizo tambalear el tendido: "El 70% de los puyazos se dan en zonas posteriores e incorrectas del toro, infligiendo un gran daño neurológico. Además, las estocadas certeras apenas son del 20%, el resto crean hemorragias internas". ¿Sufren los toros? "Por supuesto: es una agonía lenta, como demuestra su sangre cargada de ácidos". Las consultas se cerrarán el día 17 con un cartel del lujo: los diestros Luis Francisco Esplá y Serafín Marín, el promotor Pedro Balañá, el eurodiputado Carl Schlyter y el biólogo Jordi Portabella. Con o sin ley, habrá sido un debate de dos orejas y rabo.

Radiografía de un Parlamento dividido

- Convergència i Unió (CiU) tiene en sus manos la llave de la abolición. Cuenta con 48 escaños en el Parlamento catalán -la mayoría absoluta son 68- y dará libertad de voto al alegar que las corridas no figuran en su programa electoral. La mayoría de convergentes, con su presidente Artur Mas a la cabeza, se oponen a la fiesta. Un grupo de diputados temía que tras las corridas se prohibieran los correbous, los encierros de Tarragona. Pero el Parlament acaba de protegerlos y esa medida puede ser decisiva para el futuro de la fiesta.

- La Iniciativa Legislativa Popular (ILP) prosperó en diciembre con este resultado: 68 a favor y 59 en contra, más cinco abstenciones. El grupo antitaurino contó con la mayoría de votos de CiU y los 21 escaños de Esquerra Republicana (ERC) y los 12 de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV-EUiA).

- El Partit dels Socialistes (PSC) dio en el pleno libertad de voto a sus diputados aunque su ponente defendió la fiesta. Las medias tintas se han acabado: el PSC ha cambiado de estrategia y está a favor de las corridas.

- El Partido Popular (14 escaños) defiende la fiesta por tradición. Ciutadans (tres diputados, grupo mixto) está a favor de las corridas por rechazar las prohibiciones.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de marzo de 2010

Más información