Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva inspiración literaria de Enrique Bunbury

El cantante 'toma prestados' versos del escritor vasco Joseba Sarrionandia

Las sospechas de plagio vuelven a planear sobre el último trabajo de Enrique Bunbury. Dos días después de que se ponga a la venta su nuevo disco, Hellville de Luxe, la voz de un poeta marginal vuelve a mezclarse con la del popular cantante zaragozano.

Primero fueron los versos del madrileño Pedro Casariego Córdoba, utilizados por Bunbury sin citar su procedencia para el título y para algunos fragmentos de la canción El hombre delgado que no flaqueará jamás. Ahora son los versos del poeta vasco Joseba Sarrionandia, que también se reproducen en la misma canción.

Bunbury utilizó los versos más emblemáticos de Casariego para el primer single de su disco sin citar su fuente. Fue a partir de aquella noticia cuando un programa de debate de la televisión vasca, Kalaka, se detuvo ante la polémica para analizarla. Al hacerlo, se toparon con otro parecido "más que sospechoso", afirma su guionista Fermín Etxegoien. La canción de Bunbury El hombre delgado que no flaqueará jamás incluía no sólo los versos de Casariego sino también los de Sarrionandia, versos conocidos por la canción de Ruper Ordorika titulada Ene Begiek (Mis ojos) que dicen "mendea eta segundua gurutzatzen diren legua... hurrin deritzan aberrian" ("En ese lugar donde se cruzan el siglo y el segundo ...patria que se llama lejos"). La canción de Bunbury, invirtiendo el orden dice: "en aquella patria la que llaman lejos, allí me podréis buscar donde se cruzan un siglo y un segundo". En otro momento, Bunbury canta: "Mis deseos no son ya sino nidos abandonados". Y el poema de Sarrionandia: "Ene desirak iada ez dira habia abandonatuak besterik" ("Nuestros deseos no son ya más que nidos abandonados").

"Aquí se habló del asunto en televisión a raíz de lo de Casariego", afirma Ruper Ordorika. "Es un asunto muy complejo y yo no lo conozco lo suficientemente bien, pero mi sensación es que todo viene de un libro de la editorial Árdora titulado Ocho poetas raros donde casualmente está Casariego y donde está la única traducción al castellano que existe del poema de Sarrionandia", continúa el músico, que publicó Ene Begiek en 1990 dentro del disco Ez Da Posible. "No puedo decir mucho más, aunque la impresión es que le han pillado simplemente porque hace un trabajo muy superficial".

Joseba Sarrionandia (Iurreta, Vizcaya, 1958) es un poeta y filólogo vasco que fue encarcelado en los ochenta por ser miembro de ETA. Condenado a 27 años de cárcel consiguió fugarse -escondido en un amplificador después de un concierto de Imanol- de la cárcel de Martutene (Guipúzcoa) el día de San Fermín de 1985. A partir de este incidente, Kortatu creó su canción más conocida Sarri, Sarri... Incluido dentro de la antología de Árdora Ocho poetas raros, en la que también se pueden leer entrevistas con los autores, Sarrionandia comparte páginas con Miguel Ángel Bernat, Blai Bonet, Pedro Casariego Córdoba, Teresa Gracia, Juan Hidalgo, Carlos Oroza y Eduardo Scala.

Sobre la acusación de plagio Enrique Bunbury se ha limitado a decir que forma parte de la tradición musical el tomar prestado de otros.

Original y ¿copia?

- Sarrionandia escribió: "En ese lugar donde se cruzan el siglo y el segundo... patria que se llama lejos". Bunbury invierte el orden en su tema El hombre delgado que no flaqueará jamás: "En aquella patria la que llaman lejos, allí me podréis buscar donde se cruzan un siglo y un segundo".

- En otro momento, Bunbury canta: "Mis deseos no son ya sino nidos abandonados". Por su parte, el poema de Sarrionandia dice: "Nuestros deseos no son ya más que nidos abandonados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de octubre de 2008

Más información