Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las subastas de arte baten rérods

De Kooning hace historia

La bacanal económica que se ha apoderado del mundo del arte continúa lanzando cifras de vértigo: según informó ayer The New York Times, el cuadro de Willem de Kooning Woman III (1952-1953) fue adquirido, en una transacción privada, por 107,2 millones de euros, convirtiéndose en el segundo cuadro más caro de la historia tras el Jackson Pollock Número 5, que se vendió hace unas semanas por 109,1 millones de euros. Se trata del último cuadro de la serie Mujeres de De Kooning que aún está en manos privadas y fue adquirido por Steven Cohen, un coleccionista multimillonario que esta temporada ha protagonizado algunas de las compras más espectaculares.

Hasta ahora, Woman III estaba en manos de David Geffen, un conocido productor y dueño de la discográfica Geffen Records, que desde octubre ha amasado 360 millones de euros vendiendo piezas de su espléndida colección, entre ellas el Pollock Número 5.

La venta se produce apenas dos días después de que las subastas de arte contemporáneo se cerraran en Nueva York con números récord, y obliga a preguntarse hasta qué punto las transacciones privadas influyen en las subastas públicas. "Esos precios son rarezas. Un coleccionista se encapricha con algo y si puede pagarlo lo paga. Obviamente, al desembolsar tanto dinero eso les da más confianza a otros compradores con vistas a las subastas. Pero no son mercados relacionados de forma directa", aseguró a este diario Robert Manley, uno de los responsables de arte contemporáneo de Christie's.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de noviembre de 2006