Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo Fadanelli retrata la ciudad como destino trágico

El autor mexicano publica una novela corta y un libro de relatos

Guillermo Fadanelli (Ciudad de México, 1963) pertenece al grupo de escritores que entiende la literatura como producto "de la intensa relación con la vida". Una vida que no lleva por un camino fácil si se tiene como marco "el territorio de guerra" en el que se ha convertido el caos inabarcable de Ciudad de México. Anagrama edita como carta de presentación del autor en España la novela corta La otra cara de Rock Hudson y la colección de relatos Compraré un rifle .

"Para mí, la literatura y el pensamiento tienen que ver con el paseo y el caminar. Camino mucho y tengo que reconocer que la Ciudad de México ha sido la columna vertebral de mi literatura", explicó ayer el escritor en la presentación de sus obras en Barcelona. El espíritu de esta ciudad vivida "como una enfermedad que mata al espíritu, pero no al cuerpo", se trasmite en las páginas de estos dos libros cargados de perdedores, de crímenes y de la moral o la ausencia de ella en la ley de la calle. "En mi ciudad y en mi literatura, el crimen y la vejación no son un accidente, sino una parte fundamental de la vida cotidiana. Pero yo no soy un cronista, sino un escritor con obsesiones. Unos delirios que me llevan a ver la ciudad como un Nintendo teñido de rojo". Frente a esta situación de violencia, él opta por la postura del distanciamiento. "Ante la imposibilidad de cambiar la realidad, la indiferencia es verdaderamente provocativa", aseguró este escritor que fundó en 1989, junto a otros compañeros de universidad, la revista Moho "como una forma de devolverle a la ciudad todas las bofetadas que nos daba cada día".

Fadanelli se mueve con facilidad dentro de las etiquetas que se le han colocado de irreverente, subterráneo, egocéntrico y sarcástico. Así se presentó ayer ante la prensa, aunque estas definiciones tengan más que ver con su trabajo al frente de la revista. Allí defiende la "literatura de la chatarra" como respuesta a aquellos que prefieren trascender con su obra. "Es una inmersión en el presente y una parodia de la cultura popular". Tampoco siente ningún interés por la llamada generación del crack. "El crack es pasta de papel de coca con queroseno y ácido sulfúrico y me ha hecho mucho daño. No es de las drogas que más me convienen, prefiero de otro tipo".

La otra cara de Rock Hudson consiguió el Premio Nacional de Literatura en 1998. Fadanelli condensa en menos de 150 páginas la crueldad que se respira en uno de los barrios más pobres de Ciudad de México, y lo hace desde la mirada de un adolescente. La novela narra el cruce de caminos entre un niño y su idolatrado Johny Ramírez, un delincuente que intenta llenar de alguna lógica sus crímenes.

Compraré un rifle se compone de 19 relatos seleccionados por el propio escritor para su publicación en Anagrama. "No me interesa escribir cuentos con una estructura clásica. Escribo a partir de incidentes y situaciones que no sé cómo comienzan en mi imaginación y que van cuajándose en mi escritura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de marzo de 2004