ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 22 de marzo de 2004

Zaha Hadid consigue el Pritzker de arquitectura

La autora del museo de arte de Cincinnati proyecta un barrio en Bilbao y una plaza en Barcelona

La iraquí Zaha Hadid, de 53 años, es la primera mujer que recibe desde 1979 el Premio Pritzker, considerado el Nobel de la arquitectura, fallado en Los Ángeles por la Fundación Hyatt. Ganadora en 2003 del premio europeo Mies van de Rohe por el intercambiador de transportes de Estrasburgo, ha realizado el Centro de Arte Rosenthal en Cincinnati, Estados Unidos. Recibirá este prestigioso galardón norteamericano, dotado con 100.000 dólares, el 31 de mayo, en el Museo Ermitage de San Petersburgo. El jurado ha destacado su imaginación en edificios geométricos. En España, Hadid proyecta un barrio en Bilbao, una plaza en Barcelona y una decoración en el hotel Puerta América, de Madrid.

En la vanguardia de la arquitectura desde los comienzos de su trayectoria, Zaha Hadid se dio a conocer con proyectos de inspiración constructivista que mostraban sus excepcionales dotes para la expresión gráfica y que consolidaron internacionalmente su nombre sin apenas obras construidas. Respetada y unánimemente valorada en el entorno eminentemente masculino de las primeras figuras de la profesión, esta arquitecta de físico rotundo y poderosas dotes de expresión plástica nació en Bagdad en 1950, y reside en Londres.

La Architectural Association, donde se tituló en 1977, fue su escuela; y Rem Koolhaas, para cuya Office for Metropolitan Architecture trabajó, su maestro. Los museos de Arte Moderno de Nueva York y San Francisco, o el de Arquitectura de Francfort, han incorporado a sus colecciones los característicos dibujos, pinturas y collages de Zaha Hadid, que actualmente cuenta con numerosos proyectos en Europa, América y Asia.

más información

En 1998 y con una exposición en el MoMA de Nueva York, Philip Johnson y Mark Wigley presentaron ante el mundo la arquitectura deconstructiva, una nueva sensibilidad fracturada que tenía como referente filosófico a Jacques Derrida y que cristalizaba en los proyectos de Coop Himmelblau, Peter Eisenman, Frank Gehry, Rem Koolhaas, Daniel Libeskind, Bernard Tschumi y Zaha Hadid.

Publicados en revistas de todo el mundo, muy pocos de sus proyectos se hacían realidad por entonces; sólo en obras de escala pequeña -como el restaurante Moonsoon de Sapporo (1990) o la estación de bomberos en Weil am Rhein (1993)- y ocasionalmente mediana -viviendas para la IBA de Berlín (1993)- se materializaban las dinámicas líneas inclinadas y los vigorosos planos cruzados o superpuestos de sus dibujos, tan líricos y expresivos como los de los arquitectos de la vanguardia rusa.

Nuevos matices

Probablemente sea en el Reino Unido, su país de adopción, donde Zaha Hadid ha tenido más dificultades para abrirse camino. En 1994 ganó el concurso para construir la Ópera de Gales en Cardiff, pero el patronato promotor de la obra consideró demasiado radical la propuesta. En LF One, otro pabellón en Weil am Rhein (1997-1999), o en el Centro de Arte Contemporáneo de Roma, aún no realizado, la idea de manipulación del plano suelo cobra nuevos matices. El trazo de la marquesina del intercambiador de Estrasburgo (1999-2001) se prolonga como una sombra blanca sobre el asfalto, y en la pista de saltos de esquí en Innsbruck (1999- 2002), la estructura de acero extiende la topografía de la pendiente hacia el cielo. Entre sus proyectos, las reordenaciones de la península de Zorrozaurre, en Bilbao, y la Plaza de las Artes, de Barcelona.

Zaha Hadid, en el pabellón Mies van der Rohe de Barcelona. / CARMEN SECANELLA

El museo de Cincinnati, y la terminal de Estrasburgo. / PAUL WARCHOL / HÉLÈNE BINET

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana