Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cercas pide que se desconfíe del narrador de 'Soldados de Salamina'

El escritor, que prepara un libro de relatos, busca la 'verdad literaria'

'La primera regla para leer una novela es desconfiar del narrador. El narrador puede mentir, engañarse a sí mismo...', declaró ayer Javier Cercas en la Universidad Menéndez Pelayo en Santander. Como mucha gente no desconfió del periodista Cercas, narrador en su novela Soldados de Salamina, el autor se propuso aclarar algunos de los malentendidos. El escritor pronunció una conferencia dentro del ciclo Martes literarios.

Antes de pronunciar una conferencia en la sede de la UIMP en Santander, con los periodistas, Cercas (Ibahernando, Cáceres, 1962) dio pistas: 'Me gustaría que se leyera como una novela de aventuras, de la mayor aventura del siglo, que es la guerra civil'. Porque, afirmó, Soldados de Salamina (Tusquets) no tiene nada de 'relato real', como insiste el Cercas narrador. Tampoco es nuevo periodismo, como le dijeron algunos amigos. 'Es una novela, rara, pero una novela'.

'Yo buscaba la verdad literaria, no la del periodismo. La literaria es una verdad moral, universal, que manipula la realidad', sentenció. 'El libro es la historia de una mirada. Me obsesionó tanto que no pude no escribirlo'.

Javier Cercas explicó que está preparando un libro de relatos, aunque aún no sabe cómo, ni cuándo, ni siquiera si lo publicará. 'Podría llamarse Recuerdos del presente, pero no tengo prisa por publicar; además, a un escritor se le ha de medir por lo que tira a la papelera, sólo hay que publicar lo que es verdaderamente necesario'. E ironizó: 'No lo necesito, soy funcionario'. Cercas es profesor de Literatura Española en la Universidad de Girona.

El éxito

Sobre la responsabilidad de escribir después de un éxito como el de Soldados de Salamina -20 ediciones-, afirmó que no siente ninguna presión ya que lleva 20 años escribiendo para su madre y para el académico Francisco Rico, y que lo peor que le podía pasar era volver a esa situación. Fue Rico quien lo presentó ante el público.

El autor afirmó desconocer por qué había tenido éxito la novela, galardonada, entre otros, con el I Premio Salambó, otorgado por un jurado de escritores, y con el premio de los libreros catalanes y el Ciutat de Barcelona. Apuntó lo que le han sugerido: 'Eduardo Mendoza dice que es porque es la primera novela sobre la guerra civil que es como un western, en la que hay distanciamiento, que es algo así como Lo que el viento se llevó'. No en vano, Cercas aseguró que pretendía dar a su novela el aroma de la genial película de John Ford El hombre que mató a Liberty Valance.

Durante la charla con los periodistas, Cercas, irónico y divertido (afirmó que quería ser humorista), resaltó que en cualquier parte hay una buena historia: 'Madame Bovary es la historia más tonta del mundo, una señora que se dedica a follar por ahí y a gastarse la pasta de su marido. Hay miles de historias así, pero, amigo, hay que ser Flaubert para escribirlo'. Sobre el filme que está rodando David Trueba sobre Soldados de Salamina, afirmó que será una gran película y que, en cualquier caso, la apoyará aunque no le guste: 'Espero que traicione la novela, porque es la única forma de ser fiel al cine'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de julio de 2002