Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Marías, primer escritor español que logra el premio Rómulo Gallegos de novela

El galardón es el más importante de las letras hispanoamericanas

Javier Marías (Madrid, 1951), colaborador habitual de EL PAÍS, se convirtió ayer con su novela Mañana en la batalla piensa en mí, en el primer escritor español que obtiene el prestigioso Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos, otorgado en Venezuela. Dotado con siete millones de pesetas y concedido cada dos años, ha tenido entre sus premiados a Vargas Llosa y García Márquez en sus primeras ediciones, con lo que se dio carta de identidad definitiva al boom de la literatura latinoamericana. Según el jurado, este quizá sea el momento de reconocer que en España hay ahora otro boom literario.

Javier Marías se mostraba ayer sorprendido por varias razones, al saberse el ganador del premio Rómulo Gallegos. Por un lado porque se trataba de un galardón que conocía por vagas referencias, como un premio de literatura latinoamericana. "Que yo sepa, mi obra no es muy conocidas en esos países, salvo, tal vez, en México", dijo ayer, "pero lo que me da cierta vergüenza o apuro, es saber que de alguna manera les he quitado el premio a los otros dos finalistas este año Adolfo Bioy Casares y Álvaro Mutis, dos escritores que se lo rnerecen mucho más que yo".En los informativos venezolanos los miembros del jurado manifestaron ayer que, así como en los años sesenta este premio fue una trampolín para la literatura latinoamericana, ahora quizá había el llegado el momento de reconocer que en España existe actualmente un boom literario, informa Ludmila Vinogradoff, desde Caracas. El hecho de ser el primer español al que se concede este galardón, y que éste sea uno de los escritores de las nuevas generaciones, podría ser interpretado también como un deseo de estrechar lazos entre las literaturas en castellano a ambos lados del Atlántico, pero Marías no se muestra muy seguro de ello.

"Por lo que me han explicado, podría ser así, pero no lo sé", afirma Marías. "Lo que me alegra es que se lo hayan concedido a esta novela, que también ha recibido el premio Fastenrat, hace poco. Había cierta resistencia en los ambientes literarios porque, después del éxito de Corazón tan blanco, había una tendencia a pensar que era difícil que el mismo autor no escribiera inmediatamente después una obra de esa altura. Sin embargo, yo considero que esta novela es en muchos aspectos superior a la otra".

Para Marías los premios no son algo importante en su carrera, aunque algunos de ellos si han tenido especial significado. "El premio Herralde, que gané en 1986, fue importante para El hombre sentimental. Los premios pueden ayudar, pero nunca bastan, y hay algunos que más vale que no te los den. No es el caso de éste, que sí me agrada".

En ésta, la novena edición de este premio, participaron 146 escritores y obras de todo iberoamérica. El entonces joven escritor peruano Mario Vargas Llosa fue el primer ganador con La ciudad y los perros en 1964, a él lo siguió Gabriel García Márquez, por Cien años de soledad. Los otros ganadores han sido Arturo Uslar Pietri (Venezuela), Carlos Fuentes (México), Manuel Mejías Vallejo (Colombia), Abel Posse (Argentina), Fernando del Paso (México) y Mempo Giardinelli (Argentina).

Los miembros del jurado esteafio han sido Luis Goytisolo (España), Mempo Giardinelli (Argentina), Elena Poniatowska (México), Julio Ortega (Perú) y Antonio López Ortega (Venezuela). La decisión final fue adoptada por unanimidad. Según la escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska el debate fue "intenso y estupendo, una deliberación apasionada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de julio de 1995