Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trueba presenta 'Belle époque', un filme "contra el muermo que nos invade"

La película está ambientada en el periodo de la llegada de la II República Española

"He cogido el túnel del tiempo y me he ido hasta la llegada de la II República a España, porque la libertad que tiene esta película no te la puedes permitir en la época actual", afirma Fernando Trueba, que actuando de auténtico hombre orquesta, ha aunado en su nuevo filme los papeles de coguionista, coproductor y director. La película lleva por título Belle époque, y, según el cineasta, "fundamentalmente va dirigida contra el muermo que nos invade". Ayer se celebró en Madrid la primera proyección pública del filme y el próximo día 4 se estrena en toda España.

¿Cómo se le puede ocurrir a alguien reivindicar el amor libre, el oasis de libertad que sintieron muchos españoles con la llegada de la II República y, en resumen, la alegría de vivir, en estos tiempos que crisis?... Preguntas y críticas de este tipo fueron las que le hicieron a Fernando Trueba cuando decidió poner en marcha su última película. Él simplemente contestaba: "Puede que no se den condicionen objetivas para hacer una película que intenta transmitir alegría y hasta melancolía de manera contagiosa, pero creo que la única manera en que los cineastas podemos cambiar la realidad es haciendo películas en las que creamos"."Me parece gravísimo cómo está el cine español", continúa Trueba, "y me parece que estamos demasiado poco agresivos y que al Gobierno no le interesamos para nada porque tiene otros problemas que le preocupan más y que, a este paso, vamos a asistir a la muerte del cine español. Pero a la vez que siento todo esto, también creo que ya está bien de que sólo salgamos en los periódicos llorando. Yo quiero que salgamos haciendo películas, y que, además, diviertan a la gente".

Dicho y hecho, Fernando Trueba (Madrid, 1955) se ha lanzado en Belle époque, su séptimo largometraje como director, a una gozosa y auténtica reivindicación de la alegría de vivir, recreando, además, la España mas genuinamente libre, libertaria incluso, frente a la habitual de la represión y la cuna de inquisidores. "Estoy cansado de la España tópica y creo que todos los individuos, y también los países, tienen derecho a su belle époque. Ésta es mi película más libre, porque respira tolerancia por todas partes. Cada vez me interesa más comunicar sensaciones y no doctrinas porque, digan lo que digan, ¿quién en su sano juicio puede defender, por ejemplo, la monogamia frente a la poligamia?"

Cuatro mujeres

Belle époque defiende la poligamia, según un guión que nació (le la mano de Rafael Azcona y en el que luego han intervenido el propio Trueba y José Luis García Sánchez. La película, que está llena de humor y sorpresas, cuenta con un reparto de primera: Fernando Fernán Gómez, interpretando el papel de padre tolerante de cuatro hijas de bandera: Maribel Verdú, Penélope Cruz, Ariadna Gil y Miriam Díaz-Aroca. Las cuatro van a visitarle al pueblecito donde vive y donde, huyendo del fracaso de la sublevación de Jaca -que intentó proclamar la II República unos meses antes del 14 de abril de 1931-, se ha instalado en su casa un joven cometa desertor: Jorge Sanz. Éste, como un gallito en un corral para él sólo, no puede evitar enamorarse de las hijas. Ellas, cada una a su manera, tampoco."No me gustan los géneros y yo no clasificaría Belle époque exclusivamente como una comedia", manifiesta Fernando Trueba, "porque también hay otras cosas, por ejemplo melancolía y hasta asesinatos. Pero, en fin, puestos a explicar, podría decir que se trata de una comedia extrema, porque se abre con un asesinato y un suicidio y acaba con otro suicidio".

"Belle époque cuenta", añade el director, "que en una época revuelta hay un oasis de esperanza donde da la impresión de que este país no es tan negro como parece. La película cuenta este oasis y, tanto por delante como por detrás, aparece el desierto".

Agustín González, interpretando a un cura unamuniano, seguidor hasta sus últimas consecuencias de la lectura de El sentimiento trágico de la vida; Mary Carmen Ramírez, que interpreta a la madre de las cuatro hijas, cantante de zarzuela, que llega a visitarlas acompañada de su amante; Gabino Diego, interpretando a un joven maestro, seguidor del carlismo pero enloquecido por Maribel Verdú, lo que le lleva a hacerse apóstata cada dos por tres; y Chus Lampreave, en el papel de la madre del carlista y ella misma seguidora de Cristo Rey, completan el reparto de esta película, que es una de las más corales del cine español de los últimos años.

El rodaje de Belle époque, con un presupuesto de alrededor de 300 millones de pesetas, duró ocho semanas, durante la primavera pasada, en tierras portuguesas. Los motivos que le llevaron a Trueba a elegir Portugal en lugar de España fueron, según él mismo reconoce, "por un lado económicos, porque rodar allí es más barato; y, además, porque me encanta Portugal, suelo ir allí a escribir guiones e, incluso, allí rodé El año de las luces y me quedé muy contento".

Dos de los protagonistas de aquella película repiten: Maribel Verdú y Jorge Sanz. "Mi personaje es tan puro porque acaba de salir del seminario antes de meterse a soldado, y no se puede creer lo que le está pasando", dice Jorge Sanz. Maribel Verdú agrega: "No tiene nada que ver aquella película con ésta". La afirmación es remachada por Fernando Trueba: "El año de las luces contaba una época [la inmediata posguerra] que pesaba como una losa sobre los personajes. En Belle époque es todo lo contrario, porque es la época la que les hace sentirse más libres".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de noviembre de 1992