Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el escritor y disidente cubano Reinaldo Arenas

El escritor cubano anticastrista Reynaldo Arenas falleció por propia mano el pasado jueves en Nueva York, según informó ayer a este periódico el escritor cubano residente en Londres Guillermo Cabrera Infante.Arenas, que padecía sida, se escapó del hospital donde se encontraba internado a causa de su dolencia y se encerró en su domicilio, desde donde cortó toda comunicación con el exterior y donde le encontró muerto su asistenta, junto con instrucciones sobre a quién debia llamar y sus disposiciones últimas.

Fueron la traductora y la agente del escritor las que avisaron a la policía. Ésta se llevó algunas pertenencias de Arenas. El cuerpo fue sometido a cremación ayer.

Reynaldo Arenas nació en 1943 en la aldea cubana de Aguas Claras. desde donde viajó a La Habana para estudiar. Se dio a conocer con la obra Celestino antes del alba, protagonizada por un niño esquizofrénico y en una atmósfera muy del estilo Faulkner según apreciación de Cabrera Infante.

El libro El mundo alucinante, Arenas provocó su primer enfrentamiento con el régimen Político de Fidel Castro. Envió el libro sin permiso al exterior, donde fue publicado, lo que, junto a la acusación de homosexualismo (un delito para el régimen castrista), fue causa de una condena a un año de prisión. Arenas fue uno de los refugiados que participó en el éxodo del Mariel. Posteriormente se instaló en Nueva York.

Otras obras de Arenas son El palacio de las blanquísimas mofetas, Termina el desfile (cuentos), Otra vez el mar y Viaje a La Habana.

"Era un hombre muy valiente", comentó anoche Cabrera Infante, fue de los pocos que se atrevieron a manifestarse anticastristas desde dentro de la isla, y luego, en el exilio, "fue muy audible". Él fue quien tuvo la iniciativa de exigir un plebiscito a Fidel Castro. Igualmente, fue un militante homosexual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de diciembre de 1990