Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve policías municipales de Alicante y Aspe, condenados por torturas

El Juzgado de Instrucción número 2 de Elda ha condenado a tres meses de arresto mayor y a cuatro meses de suspensión de empleo a cuatro policías municipales de Alicante y cinco de Aspe que formaban parte de una brigada especial de vigilancia nocturna, como autores de diversas torturas en las personas de tres jóvenes de Aspe, causadas en la noche del 30 de septiembre de 1983.

La sentencia, hecha pública ayer, considera probado que cuatro policías de la Brigada de Servicios Varios de Alicante, junto con cinco agentes municipales de Aspe, maltrataron a Alfonso Uríos, Antonio Calero y Alfonso García Torres, tres detenidos sin antecedentes penales.El juez considera que atentaron contra la dignidad de los detenidos, a los que golpearon con diversos objetos y propinaron patadas y puñetazos, ocasionándoles lesiones que curaron a los cinco días de la noche del incidente.

Los nueve policías municipales integraban sendas patrullas nocturnas la noche del 30 de septiembre de 1983, cuando detuvieron a los tres jóvenes como sospechosos de varios robos. Dentro de los coches patrulla los detenidos fueron esposados y golpeados y trasladados a un basurero en las afueras del pueblo, donde les propinaron una paliza. Antes habían recibido distintas amenazas, como que iban a rociarlos con gasolina.

A raíz de los incidentes, los policías alicantinos quedaron separados de la Brigada Municipal de Servicios Varios, a la que pertenecían, mientras que los de Aspe continuaron en sus puestos. Uno de los condenados, Gonzalo Pujalte, fue nombrado jefe de la Policía Municipal de Aspe durante el desarrollo del sumario por torturas.

El fiscal, Miguel Gutiérrez, pidió en la vista del juicio, el pasado día 26, una sentencia ejemplar porque "no se puede luchar contra la delincuencia con nuevos delitos". El acusador privado, Manuel Torregrosa, estimó que los policías habían cometido un segundo delito, el de la detención ilegal, y achacó los hechos que se juzgaban "al clima de crispación que vive la nación".

Los agentes de Alicante son Rafael Quevedo, Francisco Salmerón, Emilio Pujalte y Jesús Hernández Torregrosa. Los de Aspe son Gonzalo Pujalte, Juan José Martínez Carretero, Manuel Gómez Fernández, Ramón Flores y Bernardo García Ortega.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 1984