Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moscoso rechaza las propuestas de los afectados por el síndrome tóxico

El ministro de la Presidencia, Javier Moscoso, manifestó ayer a los afectados del síndrome tóxico que era imposible recoger sus reivindicaciones en una ley orgánica, como solicitaban.Esta proposición había sido formulada por el presidente de Acude, Antonio García-Pablos y estaba apoyada por la Federación Nacional de afectados y la Organización de Consumidores. y Usuarios (OCU). En la misma se. pretendía, además, que el legislativo tome medidas para que se pague a los afectados, ya que en el caso de que los jueces condenen a los procesados en el sumario que se tramita en la Audiencia Nacional, éstos solo podrían cubrir cien millones de pesetas en indemnizaciones, lo que los afectados consideran absoluta mente insuficiente, ya que han fallecido 381 personas y existen 24.000 afectados en toda España.

En el transcurso de una reunión celebrada en el complejo de la Moncloa con representantes de los afectados, Moscoso destacó la voluntad del ejecutivo de resolver los problemas de los afectados y de no regatear medios dado que "jamás la sociedad podrá pagar la deuda que tiene con ustedes".

Finalizada la reunión, el presidente de la Federación Nacional de Afectados, Marcelino Ganga, calificó la reunión de decepcionante, puesto que sólo había sido informativa y no de trabajo, como el ministro había puesto de manifiesto al comienzo de la misma. Ganga y el representante provincial de los afectados, Pedro Sanz, señalaron la necesidad de atención sanitaria vitalicia, que se defina la población en riesgo, y las ayudas, así como que se cree una comisión de seguimiento en la que estén presentes los afectados. Ganga y Sanz plantearon "la desidia" de los médicos para definir toda la sintomatología de los afectados e incluso falta de atención por parte de los facultativos, y argumentaron que todas las acciones sobre el síndrome habían surgido por la presión de las asociaciones.

Los miembros de la Coordinadora de Asociaciones de Afectados por el Síndrome Tóxico, integrada por ocho asociaciones, se negaron a entrar en la reunión por discrepancias con la Federación Nacional y siete de sus representantes se encerraron en uno de los edificios de la Moncloa. Un grupo de unos 300 afectados cortó el tráfico en la carretera de la Coruña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1983