ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 24 de marzo de 1982

Golpe de Estado militar en Guatemala

Un golpe de Estado militar, dirigido por un grupo de "oficiales jóvenes" cuyo objetivo sería "acabar con la corrupción", se produjo ayer en Guatemala. Los insurgentes han tomado el control de la capital. A las 22.30 (hora de Madrid), el general Romeo Lucas se rindió a los militares que horas antes habían rodeado el palacio presidencial, donde se encontraba el presidente. Los militares anunciaron la instalación de una Junta presidida por el general Efraín Ríos Mont.

El general Romeo Lucas fue conducido bajo escolta militar al aeropuerto, probablemente con el fin de ser expulsado del país. Media hora antes se había terminado el plazo dado por los sublevados para que el presidente Lucas se entregara pacíficamente, y las tropas habían tomado posiciones para un posible asalto al palacio, situado en el centro de la ciudad.Ríos Mont fue candidato de la Democracia Cristiana guatemalteca en las elecciones de 1974, y entonces aseguró que había sacado más votos que el general Eugenio Laugerud García, pero el Congreso designó presidente a este último, que era candidato de los sectores oficiales.

Las calles de Ciudad de Guatemala están tomadas por carros blindados, vehículos con ametralladoras y un gran despliegue de soldados en uniforme de campaña. Los militares rebeldes han anunciado la próxima formación de una "Junta representativa de Gobierno" cívico-militar y la celebración de nuevas elecciones en el país, "donde la voluntad del pueblo sea respetada".

Seis guarniciones militares, cinco de ellas de la capital, apoyadas por la fuerza aérea, estuvieron en el origen de la sublevación, una de cuyas cabezas visibles es el general de aviación Hernán Ovidio Morales. Las guarniciones sublevadas "para acabar con la corrupción" pidieron a la policía que entregase sus armas y que se uniera a ellos. Hasta el momento no hay noticias de que se hayan producido enfrentamientos armados en la capital, aunque en el interior del país se han señalado algunos choques de menor importancia.

Guatemala celebró elecciones presidenciales en las pasadas semanas, en las que salió vencedor el candidato oficialista y ex ministro de Defensa general Aníbal Guevara, ahora de vacaciones en Miami. La oposición centroderechista, a la que se unió un partido de ultraderecha, denunció un fraude en los comicios. El presidente electo debía tomar posesión en los primeros días del próximo mes de julio, en que el general Romeo Lucas abandonaría el poder.

Las calles de Guatemala quedaron ayer desiertas, y tanto tiendas como establecimientos cerraron sus puertas. En la capital reina una gran tensión.

Pasa a la página 3

Un triunvirato militar tomó ayer el poder en Guatemala tras el triunfo del golpe de Estado

Viene de la primera página

Una Junta de Gobierno compuesta por tres militares se formó en la tarde de ayer en Guatemala, según anunció el general Efraín Ríos Montt, que asumirá la dirección de la misma. El triunvirato estará compuesto, además de por el general Montt, por el general Horacio Maldonado Shaad, jefe del Regimiento de la Guardia de Honor, y por el coronel Francisco Gordillo.

En una conferencia de Prensa celebrada en el palacio presidencial, el general Montt anunció que convocaría nuevas elecciones, pero no precisó la fecha. La Junta, anunció, elaborará un "plan de trabajo que será presentado al pueblo lo antes posible".

La Junta de Gobierno disolvió el Congreso y abolió la Constitución tras el triunfo del golpe.

En un llamamiento difundido a través de la radio y la televisión, los sublevados pidieron "comprensión internacional", y afirmaron que los militares que hasta ayer gobernaban el país han propiciado una imagen de Guatemala en el extranjero que no corresponde a las verdaderas características del pueblo. Aseguran asimismo que son democráticos y que respetan "los derechos humanos de todos los guatemaltecos".

"Frente a la crisis política, social y económica que ha engendrado y que mantiene en el poder a un grupo de guatemaltecos sin escrúpulos", señalaba el llamamiento, "el Ejército ha decidido reconducir a Guatemala hacia el camino de la verdadera democracia que exigen todos los sectores de la población".

Fue Lionel Sisniega Otero, candidato del Movimiento de Liberación Nacional (extrema derecha) quien leyó el primer comunicado de los insurgentes anunciando la constitución "en las próximas horas de una Junta de Gobierno que tomará el control político del país".

Los canales de televisión privada de Guatemala estaban transmitiendo películas cuando recibieron "el consejo" por parte de los militares insurgentes de unirse a la cadena nacional con el fin de "no tomar medidas drásticas".

A través de la cadena de radio y televisión estatal se pidió constantemente a los guatemaltecos que permanecieran tranquilos, dentro de sus casas y que obedeciesen únicamente las órdenes que emanasen de la "Junta representativa de Gobierno".

El aeropuerto internacional de La Aurora ha permanecido cerrado durante varias horas, y numerosos vuelos internacionales han sido cancelados o retenidos, entre ellos uno de la compañía española Iberia, que finalmente ha podido despegar rumbo a España. Efectivos de la fuerza aérea controlan la terminal, y aviones y helicópteros de combate sobrevuelan la capital en una exhibición de fuerza de los militares sublevados.

Parece que los jefes y oficiales sublevados pertenecen a los tres cuarteles de la fuerza aérea, además de a las principales guarniciones del ejército de tierra, el arma más poderosa de Guatemala. Los jefes de los sublevados han pedido la comparecencia en el palacio presidencial del general Efraín Ríos Montt y del candidato a la vicepresidencia por el partido fascista Movimiento de Liberación Nacional, Leonel Sisniega.

Los sublevados ocuparon también el edificio del Congreso, que disolvió inmediatamente su sesión; la empresa nacional de comunicaciones, Guatel, y todos los edificios oficiales importantes de la capital guatemalteca. Dos helicópteros han sido estacionados en la plaza principal de la capital, junto al palacio de gobierno, para sacar de él al presidente y a sus acompañantes. El secretario personal del general Romeo Lucas, Jorge García Granados, secretario general del Partido Revolucionario, oficial, entró esposado en el palacio de gobierno.

Se desconoce el paradero del hermano de Romeo Lucas, Benedicto Lucas García, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y aparente hombre fuerte del Ejército. El general Benedicto Lucas era el jefe directo de las operaciones antiguerrilleras, y a sus órdenes están las tropas de elite denominadas kaibiles, que llevan el peso de los combates contra la guerrilla guatemalteca.

La Administración Reagan se ha negado hasta el momento a comentar los hechos guatemaltecos. El departamento de Estado dispone sólo de "información fragmentaria" y desconoce la afiliación política de los golpistas.

El secretario norteamericano de Estado, Alexander Haig, manifestó ayer que Estados Unidos "sigue muy de cerca" la situación en Guatemala, pero se negó a hacer todo comentario sobre la evolución de los hechos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana