Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ha muerto el humanista José Camón Aznar

Deja escritos más de ochenta volúmenes de historia, teatro, novela, filosofía, ensayo y poesía

«Me agradaría ser recordado por haber procurado poner espíritu en lo que he hecho. Me interesa lo que está más allá del hombre, que es el verdadero humanismo, no el hombre como medida de todas las cosas.» Quien así se autodefinía no hace mucho tiempo y exponía uno de sus deseos para después de su muerte, José Camón Aznar, novelista, historiador, ensayista, filósofo, autor dramático, periodista y poeta, falleció poco antes de las doce de la noche de ayer en la clínica Francisco Franco, de Madrid, a consecuencia de un paro cardíaco motivado por fuertes hemorragias intestinales. Tenía 81 años.

El señor Camón Aznar había sido ingresado en la citada clínica hace algo menos de un mes, aquejado de una obstrucción en la vía biliar. Internado en la unidad de cuidados intensivos hubo de extirpársele la vesícula. Después de sufrir complicaciones intestinales, el pasado día 10 de mayo fue intervenido nuevamente con el fin de contener las persistentes hemorragias. Esta vez se le extirpó el colon. Anteayer tuvo que ser intervenido de nuevo, pero no logró superar la operación. La familia tiene previsto celebrar el entierro en Zaragoza, su ciudad natal, probablemente mañana miércoles.José Camón Aznar (Zaragoza, 4 de octubre de 1898), miembro de las Reales Academias de Bellas Artes, de la Historia y de Ciencias Morales y Políticas, decano honorario de Filosofía y Letras y director del Museo Lázaro Galdeano, deja escritos más de ochenta libros de arte, poesía, novela, filosofía y ensayos sobre diversos temas.

Todavía estudiante en Zaragoza, en donde se licenció en Derecho y doctoró en Filosofía y Letras, comenzó a colaborar en periódicos y revistas, sobre todo en Tierra Aragonesa y Claridad. Más tarde trabajó de redactor-jefe en el periódico Crónica de Aragón. Esta voación por los periódicos la conservó hasta hace dos días, ya que su última colaboración apareció en suplemento dominical del Abc, del pasado domingo, bajo el título Aforismos del solitario.

En 1927 desempeñó la cátedra de Teoría de la Literatura y de las Artes en la Universidad de Salamanca. Allí coincidió con Miguel de Unamuno, quien prologó su obra de teatro El héroe, drama sobre Alejandro Magno. En 1939 pasó a la Universidad de Zaragoza como catedrático de Historia del Arte y en 1942 ganó por oposición la cátedra de Historia del Arte Medieval de la Universidad de Madrid y posteriormente fue decano de la facultad de Filosofía y Letras de la misma Universidad. También fue profesor titular, desde su fundación, de la Escuela Oficial de Cinematografía.

José Camón Aznar fue fundador y director de la Revista de Ideas Estéticas (la teoría de la estética en su más amplio sentido artístico, literario y musical). Hasta ahora era también miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, del que era además consejero, así como de la revista de arte Goya. Era también miembro del patronato de los museos del Prado, del Arqueológico Nacional y del de Arte Contemporáneo.

«Veo el arte -aclaraba no hace mucho Camón Aznar- como expresión externa de presupuestos más profundos que la pura forma. Su contenido interno, metafísico y espiritual prima sobre esa manifestación externa.» «Pero el arte -añadía- sólo es una de mis facetas. Cuando me encuentro más a gusto es estudiando y escribiendo filosofía. Y considero que la filosofía es inseparable de la teología. Volviendo al arte, he de decir que toda expresión artística tiene su tiempo, un tiempo interno de las formas artísticas. Y esto mismo me ha llevado a la poesía.»

En cuanto a sus ideas, Camón Aznar siempre se manifestó como un ser profundamente religioso y apolítico, «pero soy lo más opuesto -decía- a un intelectual aséptico. Me apasiona desde el teatro al fútbol».

Ha obtenido los premios Francisco Franco (1968) por una investigación en letras, el Nacional de Teatro (1972) por su obra titulada El minotauro, y en enero de 1977 se le concedió el premio del Instituto Hispánico de Investigaciones Internacionales por entender el jurado que era uno de los literatos más destacados de habla hispana.

Entre las obras principales de Camón Aznar pueden destacarse La divina tragedia y El hombre de la tierra (poesía), En la cárcel del espíritu (novela), El arte desde su esencia, Los disparates de Goya, La pintura española en el siglo XVII dentro de la colección Summa Artis y otro largo catálogo de títulos de todos los géneros que él cultivó.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1979