_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La deconstrucción de Homer Simpson

Homer no volverá a estrangular a Bart, un gag recurrente durante más de treinta temporadas, porque ya no vivimos en el tiempo de ‘Los Simpson’ sino en de los Flanders

Homer y Bart, en 'Los Simpson'.
Homer y Bart, en 'Los Simpson'.

Es difícil envejecer sin traicionarse. No se escapan ni Los Simpson, tan acostumbrados a predecir que se han predicho a sí mismos. En uno de sus últimos capítulos, Homer ha anunciado que no volverá a estrangular a Bart, un gag recurrente durante más de treinta temporadas.

Lo sucedido recuerda a Rasca, Pica y Marge, el capítulo en el que la matriarca amarilla promovía la cancelación del show favorito de Bart y Lisa. Su asociación, Springfieldianos Unidos en Contra de la Violencia, por la Comprensión y la Ayuda era un trasunto del grupo creado en los ochenta por Tipper Gore. El horror que la mujer del expresidente sufrió tras escuchar las letras de Purple rain de Prince dieron lugar a la pegatina “Parental Advisory: Explicit Content”. El video de reacción de Tipper al Baticano de Bad Bunny y su “le doy por donde hace pipí, por donde hace popó” es el contenido que necesito ahora mismo. En su lugar Disney me trae a Isabel Preysler celebrando la Navidad, como si hubiese algún día en la vida de Isabel Preysler en el que no fuese Navidad. La moraleja de aquel capítulo fue la esperable, tras Rasca y Pica los Springfieldianos fueron a por el David de Miguel Ángel porque a la censura es tan difícil ponerle puertas como al campo.

Lo preocupante no es que hayan abandonado la broma, ningún gag resiste 34 temporadas, ni que lo siguiente pueda ser sustituir la cerveza de Homer por kombucha o matricularlo en un taller de nuevas masculinidades, sino que hayan tenido que verbalizarlo, mostrarnos que son capaces de deconstruirse, ignorando lo elemental: son una serie de animación, no un taller para padres y madres. “Los tiempos han cambiado”, ha dicho Homer, y tiene razón, ya no vivimos en el tiempo de Los Simpson sino en el de los Flanders.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Eva Güimil
Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_