COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

País de actores, país de teleoperadores

La televisión está infestada de parásitos que viven de hablar mal de su familia, y, en cambio, se hace escarnio de los intérpretes que se buscan un salario fuera de la actuación

Michael Sarrazin y Jane Fonda, en 'Danzad, danzad, malditos'.
Michael Sarrazin y Jane Fonda, en 'Danzad, danzad, malditos'.EL PAÍS

Ha vuelto a suceder. Ha caído otro Qué pasó con. Ha vuelto a aparecer un artículo sobre un actor que trabaja de teleoperador. Un nominado al Goya por Actor Revelación trabaja de teleoperador, o de camarero, o de dependiente en Ikea. Estos artículos no ocultan un desprecio por los trabajos no cualificados a los que recurre cualquier español cuando las cosas vienen mal dadas (sobre todo desde los 2000, cuando nos convertimos, en esencia, en un país de teleoperadores). Ese trabajo que muy habitualmente consiste en marcar un número y coger aire tratando de vender una engañifa lo más rápido posible mientras, cual alimoche, un capataz con malas pulgas revisa la exactitud milimétrica de las llamadas. Ese trabajo deshumanizador que al único que debería avergonzar es al que pide ese servicio para su empresa.

Hasta el año pasado había ocho nominados, ahora han subido a diez, a mejor interpretación revelación, entre hombres y mujeres. Cada año salen una docena de intérpretes que son los más demandados hasta que viene la siguiente hornada. Revisen, antes de juzgar, lo que cobra un actor por sesión (los baremos son públicos en la web de la Unión de Actores) y díganme si creen que alguien puede sobrevivir haciendo uno o dos papeles al año. Explíquenme cuál es el problema de ganarse el pan en lo que sea, honradamente, cuando además tienes una vocación para la que has demostrado que vales. El audiovisual se parece más a Danzad, danzad, malditos que a Babylon, y hasta el mejor actor que se les ocurra ha trabajado en más de una ocasión atendiendo llamadas. ¿Por qué hay quien aún lo usa como motivo de escarnio cuando la televisión está infestada de parásitos que viven de hablar —mal— de su familia?

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS