Álex Pina, creador de ‘La casa de papel’, encierra a ricos en un búnker de lujo durante el fin del mundo en su nueva serie en Netflix

La plataforma amplía su centro de producción en España e incorpora tecnología puntera en posproducción

Diego Ávalos, vicepresidente de Contenidos de Netflix en España, y el guionista y productor Álex Pina, en la sede de Netflix en Madrid el pasado 11 de noviembre.
Diego Ávalos, vicepresidente de Contenidos de Netflix en España, y el guionista y productor Álex Pina, en la sede de Netflix en Madrid el pasado 11 de noviembre.Jaime Villanueva

El fin del mundo se acerca. Pero un grupo de archimillonarios tiene un plan b para ese momento: un búnker de lujo, con piscina, gimnasio, jardines y todo tipo de comodidades para poder seguir adelante con su vida a salvo del apocalipsis. Eso sí, tendrán que convivir con otros archimillonarios en sus mismas circunstancias, todos ellos atrapados bajo tierra. Una noticia sobre los búnkeres de lujo que florecieron durante la pandemia sirvió de inspiración a Álex Pina, creador de La casa de papel, para su próximo proyecto en Netflix, ahora en fase de desarrollo y que tiene previsto comenzar su rodaje en 2023.

“Es una historia con muy mala leche, un gran ejercicio de ironía negra”, adelanta Álex Pina en una entrevista por videollamada. A su lado, Diego Ávalos, vicepresidente de Contenidos de Netflix en España, explica cómo el foco de esta nueva historia en las emociones de los personajes fue lo que más les gustó. “Encerrar a millonarios y que salga su humanidad o su falta de humanidad, da para mucho. Hemos visto cómo eso conecta con audiencias a nivel global y confiamos ciegamente en el talento de Álex y de Vancouver [productora de Pina]”, añade el ejecutivo.

En El búnker, título de esta serie cuya primera temporada estará compuesta de ocho episodios (y que, según Ávalos, tiene potencial para encarar más entregas), el apocalipsis es una excusa. “No es una distopía, no tiene connotaciones sórdidas, sino que es un entretenimiento puro con un grandísimo giro que no podemos contar y que cambia la perspectiva del espectador”, adelanta Pina.

Esta será la cuarta serie del guionista en la que sus personajes están atrapados en un espacio. “Los encierros me resultan muy jugosos porque las pasiones se liberan”, dice quien, además de La casa de papel, estuvo detrás de títulos como Vis a vis o El barco. Esta última, además, también situaba a los personajes en el fin del mundo. “Aquí nos enfrentamos a un ejercicio en el que el espectador es cómplice de un ejercicio de ironía negra brutal. Y mostrará a las grandes fortunas encerradas, conviviendo con sus grandes problemas familiares, con sus vecinos competidores, mientras en pantallas de led ven paisajes nevados o que se les acerca un reno, todo artificial. Viven una vida artificial, y nos gustaba mucho explorar este modo de vida de quienes han tenido el privilegio de salvarse del fin del mundo pero ahora viven encerrados y dan rienda suelta a conflictos que ya traían de la vida en libertad”, continúa Pina.

Ilustración que recoge el concepto del escenario en el que se desarrollará la serie 'El búnker'.
Ilustración que recoge el concepto del escenario en el que se desarrollará la serie 'El búnker'.Concept Artist - Miguel Fuster para Netflix

El búnker, que su creador describe como “un gran experimento de presión sobre las relaciones humanas”, sitúa esa colmena de relaciones en un fin del mundo que, dice Pina, “hoy en día ya no es algo exótico”. “Nunca la ciencia ficción había estado tan cerca de la vida corriente. No solo por la guerra de Ucrania, nunca en 70 años ha habido una sensación de cataclismo nuclear inminente tan clara como ahora, la pandemia nos ha dejado una sensación muy cercana a una crisis global extrema, nunca se ha hablado tanto de la debacle climática… Estamos coqueteando con el cataclismo inminente, y eso nos permite trabajar en algo muy cercano en este experimento narrativo y humano, porque vamos a trabajar las emociones sometidas a una presión extrema”.

La vinculación de Álex Pina y Netflix, que se selló en 2018 a raíz del éxito de La casa de papel en la plataforma, ha sido renovada recientemente por varios años más. Fruto de esta relación es también Sky Rojo, cuya tercera y última temporada se estrenará en enero, y Berlín, serie derivada de La casa de papel y centrada en el pasado del personaje interpretado por Pedro Alonso. Como avanza Ávalos, Berlín se encuentra en mitad de su rodaje, y su estreno se espera para 2023. La serie engrosará el amplio listado de títulos de producción española que Netflix tiene previsto lanzar el próximo año. La plataforma cerrará 2022 con el estreno de 31 contenidos (películas, series de ficción y programas de no ficción) producidos en España.

Álex Pina, creador de 'La casa de papel', prepara nueva serie para Netflix, 'El búnker'.
Álex Pina, creador de 'La casa de papel', prepara nueva serie para Netflix, 'El búnker'.Jaime Villanueva

Un centro único

En línea con su apuesta por la producción española, Netflix inauguró en Tres Cantos (Madrid) hace tres años su primer centro de producción en Europa. Ahora, la plataforma ha presentado la ampliación de esa sede, que ofrece el espacio de superficie de rodaje más amplio de Netflix en la Unión Europea e incluye 10 platós con una superficie total de más de 22.000 metros cuadrados. “Para nosotros, lo principal es poder tener esas grandes historias, pero eso requiere que podamos brindar instalaciones y herramientas punteras y tecnología muy innovadora para poder hacer realidad esas ideas”, cuenta Diego Ávalos a EL PAÍS. La idea de este centro es que el equipo técnico, creativo y artístico de las producciones tengan a su disposición espacios y herramientas suficientes para que todo el proceso, desde la creación y el guion hasta la posproducción, pueda desarrollarse en el mismo espacio.

Una de las novedades que incluyen estas instalaciones es el primer sistema de España de edición remoto y basado en la nube, que permite a los profesionales trabajar desde cualquier lugar, y el primer laboratorio de Netflix en el mundo en trabajar en la posproducción en la nube, por el que se accede a las imágenes en bruto después de cada día de rodaje. “La idea de este centro de producción es extraer todo el conocimiento creativo y también apoyar a todos los lados, desde ingenieros, guionistas, actores, equipo técnico, expertos en efectos visuales… todo en el mismo lugar. Eso nos permite crear ese ambiente donde todo el trabajo creativo sucede en el mismo lugar”, describe Ávalos. Entre las producciones que se ruedan ahora en este centro se encuentran la película de Juan Antonio Bayona La sociedad de la nieve y la serie británica Kaos.

Diego Ávalos, vicepresidente de Contenidos de Netflix en España.
Diego Ávalos, vicepresidente de Contenidos de Netflix en España. Jaime Villanueva

La apuesta de Netflix por España es firme, invirtiendo tanto en contenido como en instalaciones para producirlo. ¿Qué ofrece España a Netflix global? “Lo primero, grandes equipos creativos”, contesta Ávalos. “Todos los países tienen mucho que envidiar de España en cuanto a la innovación creativa. Por otro lado, es un plató natural. Hemos producido en todas las comunidades autónomas, lo que enseña su diversidad cultural. Hay vestuario de Los Bridgerton creado en España, el tablero de ajedrez de Gambito de dama creado en España… No por el lado creativo, también por el artístico, España se busca en todo el mundo, y tiene grandes equipos técnicos. Y detrás de esto, estamos produciendo en un país que habla un idioma que es el mismo en más de 500 millones de personas en el mundo. Podría decir que España es una de las cinco industrias ahora mismo que siguen creando, innovando y rompiendo barreras en el audiovisual”, completa.

Anticiparse al pánico

Toda esta inversión contrasta, por otra parte, con la sensación extendida de que el mundo del streaming, tras años de crecimiento exponencial, ha entrado en una fase de mayor contención, con plataformas que caen, se fusionan o, como el caso de Netflix, exploran nuevas vías como la introducción de planes con anuncios. “Pero lo que nosotros vemos es un gran apetito por el contenido”, responde Ávalos, saliendo por la tangente. “Y no solo en un país, este cambio de distribución ha permitido que tengan la misma posibilidad una película española o italiana de conquistar todo el mundo que una serie coreana como El juego del calamar. Hay más historias de las que podemos hacer, pero lo bonito del momento en el que nos encontramos es que muchos otros jugadores pueden contar esas historias, y eso es lo que nos hace ser mejores, poder seguir contando las mejores versiones de lo que creemos que puede conectar con el público”.

A Pina, la posible explosión de la burbuja del streaming no es algo que le preocupe: “Terminará habiendo picos hacia arriba, hacia abajo… es normal, ninguna industria de cultura popular ha seguido siempre hacia arriba. El gusto de la gente es cambiante y no siempre se va a ver series masivamente. Hoy las series son la cultura popular más masiva, la que más conversación genera, pero no sé hasta cuándo va a durar esto. Quizá de pronto vuelve el cine de toda la vida, el de Spielberg. Lo que sé es que ahora tenemos la oportunidad de hacer muchas historias con buenos presupuestos y menos limitaciones que hace tiempo. No creo que anticiparse al pánico sea bueno”.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Natalia Marcos

Redactora de la sección de Televisión. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en Participación y Redes Sociales. Desde su fundación, escribe en el blog de series Quinta Temporada. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y en Filología Hispánica por la UNED.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS