Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘El detective Endeavour’, la buena educación

La ficción policíaca es una de las mejores series que se exhiben ahora. Pocas veces la televisión ofrece unas conversaciones tan respetuosas con sus personajes

Los protagonistas de 'El detective Endeavour'.

Definitivamente, una de las mejores series que se exhiben ahora es la británica El detective Endeavour, y lo es por la calidad de sus tramas y diálogos, un excelente ejemplo de lo que es la buena educación. Pocas veces la televisión ofrece unas conversaciones tan respetuosas con sus personajes, y menos cuando hablamos de una serie policíaca en la que hay un crimen en cada capítulo de sus ocho temporadas y los protagonistas son miembros de la comisaría de Cowley, en Oxford, una ciudad fotografiada con igual respeto. A ello hay que añadir una dirección artística, vestuario y localizaciones acordes con unas historias que se desarrollan en la mitad de los años sesenta, cuando comenzaba lo que se vino en llamar “la década prodigiosa”.

Diálogos que, además, no se aproximan en ningún momento a la cursilería. Son impecables y funcionales, apoyados, eso sí, por unas interpretaciones tan correctas como las frases de los guiones que permiten definir las distintas personalidades de sus protagonistas: la de un detective Endeavour Morse, amante de la ópera y miembro del coro universitario, pieza básica en las investigaciones policiales; la del detective inspector Fred Thursday, padre de familia y protector de Endeavour; Reginald Bright, superintendente en jefe, inflexible en sus convicciones en defensa del orden establecido y Max DeBryn, un patólogo excepcional y de una lógica profesional aplastante.

Creada por Russell Lewis basándose en los relatos de Colin Dexter, su primera temporada en 2012 ha visto cómo se ha prorrogado hasta llegar a ocho por el éxito nacional e internacional. Si hay un medio en el que la aceptación o el rechazo popular es concluyente, ese es la televisión. Las diferentes temporadas pueden verse en Amazon Prime Video, Filmin y Paramount Network.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS