Actores
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los rostros que perderemos

La posibilidad de que los actores trabajen tras su fallecimiento, cada vez más cerca

Robin Wright, en una imagen de 'El congreso'.

El pasado sábado los agentes de Bruce Willis desmintieron que el actor, aquejado de afasia, hubiera vendido su imagen a la empresa Deepcake; la legislación estadounidense actual ni siquiera lo permite a día de hoy. Hay incontables bifurcaciones morales, filosóficas, estéticas, económicas, en la posibilidad de una transacción así. Algunas las exploró Ari Folman en la primera mitad de la interesantísima El congreso cuando Robin Wright Penn, acosada por la edad —esa realidad trocada en enfermedad por la industria—, digitaliza su cuerpo, su voz, y su rostro para que una versión eternamente joven de ella siga interpretando películas. Robin Wright Penn, la marca. Bruce Willis, el avatar. En Corea del Sur se estrenó el documental Meeting You, en el que a través de la realidad virtual una madre conseguía abrazar por última vez a su hija, fallecida a los siete años de edad. Ramón Gómez de la Serna ya vaticinaba que los muertos se pondrían a andar antes de que el infierno estuviera lleno (como en El día de los muertos vivientes). El documental coreano refleja una posibilidad tecnológica que puede aliviar el duelo o puede hacer que no termine jamás.

Tenemos que morir para darles a otros la oportunidad de vivir. Nuestro tiempo es finito; siempre lo fue. Alargar la vida de un actor más allá de su desaparición es perdernos a los actores que vendrán. Hubo una generación que no pensó que hubiera una actriz mejor que Theda Bara. Pero sus padres pensaban que era mejor Sarah Bernhardt. Los que vieron a Mary Pickford no creían que hubiera nada mejor después. Les sucedió igual a los que oyeron hablar a Greta Garbo después. No lo entendieron así los que aplaudieron tanto a Rita Hayworth. Audrey Hepburn abandonó un día el edificio, y lo habitó Liza Minelli. La silla la ocupó Jessica Lange. Las estrellas no son como las de antes, pero es que las cosas nunca son como antes. Nunca lo han sido. Si se pausa la muerte, nadie nacerá.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS