COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Hay demasiadas series a la vez?

Cuando algo triunfa, le salen mil copias, y cada vez cuesta más encontrar chispas originales. Demasiadas cosas parecen ya vistas

El personaje de Steve Martin, pintado por Laura Pérez para la cabecera de 'Solo asesinatos en el edificio'.
El personaje de Steve Martin, pintado por Laura Pérez para la cabecera de 'Solo asesinatos en el edificio'.

Está de moda quejarse por la sobreabundancia de series, como también dicen que se publican demasiados libros. Quizá estos agobiaditos añoren los tiempos del UHF y del VHF, y les gustaría que se publicase un solo libro (el suyo, porque muchos de los que se quejan son escritores), pero yo no entiendo la sobreabundancia como tragedia. Sería como llorar por tener la nevera llena y que me costara elegir qué cenar. Una pareja aplastada en el sofá subiendo y bajando el catálogo de una plataforma sin decidirse por ninguna serie es la metáfora contemporánea del tedio y el vacío existencial. Quienes así lo sientan deberían recordar que el tedio y el vacío se llevan por dentro, y que ni las series ni los libros tienen la culpa de que seas un muermo indeciso.

Hay un efecto pernicioso de la superabundancia que conviene reconocer: la hiperproducción fomenta lo clónico. Cuando algo triunfa, le salen mil copias, y cada vez cuesta más encontrar chispas originales. Demasiadas cosas parecen ya vistas. Pero, de nuevo, tan solo hay que afinar la puntería, pues la abundancia clónica también esconde tesoros que, en épocas de escasez, serían impensables.

Por ejemplo: en los tiempos de las networks, cuando solo había una serie importante por cadena y temporada, sería inconcebible una maravilla como Solo asesinatos en el edificio, que acaba de estrenar segunda temporada en Disney+. Esta genialidad se inspira en el delirio hiperexcitado moderno y es un repertorio inagotable de metatelevisión y guiños a las obsesiones contemporáneas, con el fracaso y la fama histérica de las redes sociales como música de fondo. No he visto ni el 3% de las series en cartel (hay unas 5.000, ojo, hacen falta varias vidas), pero me juego el prestigio que no tengo a que no encuentran nada más divertido, inteligente, gamberro y original en ningún sitio.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS