COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El diálogo entre Valdano y Ancelotti: “Uno no decide ser tranquilo”

El argentino sabe bien lo que son las remontadas agónicas que ha repetido el Madrid del italiano. Ambos comparten el sosiego, una actitud elegante y el don de la comunicación

Carlo Ancelotti y Jorge Valdano, en su conversación para el programa 'Universo Valdano'
Carlo Ancelotti y Jorge Valdano, en su conversación para el programa 'Universo Valdano'

Jorge Valdano popularizó la expresión “miedo escénico”, el que infunde el Bernabéu a rivales que llegan con ventaja. Lo sabe bien: formaba con Santillana y Butragueño la delantera del anterior Real Madrid de las remontadas: 6-1 al Anderlecht, 4-0 al Borussia Mönchengladbach. Eso pasó en las Copas de la UEFA de 1985 y 1986, que se ganaron, pero lo que el club ansiaba era la Copa de Europa. Y ahí el Madrid de los años siguientes, el dominado por la Quinta del Buitre, ya sin Valdano, se cruzó con el arrollador Milan de Arrigo Sacchi, en que jugaba como centrocampista Carlo Ancelotti. Este abrió un duro marcador en San Siro: 5-0. Durante dos años seguidos, ese Milan frustró la Séptima y se llevó las dos orejonas.

Valdano —campeón del mundo con Argentina junto a Maradona, entrenador y directivo, hoy comentarista— y Ancelotti —ganador como técnico de las cinco grandes ligas y de otras tres Champions— conversan en un capítulo de Universo Valdano (#Vamos, Movistar Plus+). Las dos figuras del fútbol comparten sosiego, una actitud elegante y el don de la comunicación. La charla se grabó en vísperas de la última remontada agónica, el 3-1 al Manchester City que dio paso al Madrid a la final de París, este sábado frente al Liverpool.

“El fútbol es simple”, suelta Ancelotti. Sus charlas tácticas no duran más de 15 minutos. No le obsesiona su oficio y se niega a ser definido por él: “Yo no soy el entrenador, soy la persona que entrena”. Habla de otras cosas: de su devoción por Berlusconi, quien fue su jefe en el Milan y al que siempre votaba; cuenta que en Liverpool (donde dirigía al Everton) no notó gran diferencia en el confinamiento porque siempre llueve. Presume de saber irse antes de que lo echen. Y confiesa que, aunque duerme mal antes y después de los partidos, ha heredado la serenidad de su padre y la ha transmitido a su hijo, que es su ayudante. Valdano lo explica en los genes: “Uno no toma la decisión de ser tranquilo”.

Así de calmo encara otra final el tipo que se vacunó contra la arrogancia y no tiene nada más que demostrar.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS