El Real Madrid y el no va más de los milagros

El equipo blanco alcanza su tercera final con el Liverpool tras dejar en la cuneta al City en un partido inolvidable con otra remontada al límite, esta vez guiada por Carvajal, Camavinga y Rodrygo

Los jugadores del Real Madrid celebran el tercer gol del equipo, obra de Karim Benzema. Foto: LUIS SEVILLANO ARRIBAS | Vídeo: EPV

Con el Madrid por el medio el fútbol es una puñetera mentira. Ni el ilusionismo sublime del mejor Houdini podría competir con este hechicero Real. Este Madrid es una locura. Un equipo que, por imposible que parezca, ha mejorado la chistera en cada eliminatoria de esta Copa de Europa. El PSG de luces de neón, el campeón Chelsea, el City de Guardiola... Todos sucumbieron en esa casa de brujas que es Chamartín. Ante el City, el no va más. La remontada, ya rutinaria de por sí, llegó pasado el minuto 90. No estaban Modric, Casemiro y Kroos. No era la mejor partida de Benzema. El Real estaba a los pies de Carvajal, Nacho, Camavinga y Rodrygo.

RMAReal Madrid
Real Madrid
3
Courtois, Dani Carvajal, Nacho, Eder Militao (Jesús Vallejo, min. 114), Ferland Mendy, Federico Valverde, Kroos (Rodrygo, min. 67), Casemiro (Marco Asensio, min. 74), Vinicius Junior (Lucas Vázquez, min. 114), Modric (Camavinga, min. 74) y Benzema (Dani Ceballos, min. 103)
MNC M. City
1
M. City
Ederson Moraes, Rúben Dias, Laporte, Walker (Zinchenko, min. 71), Cancelo, Rodrigo (Sterling, min. 98), De Bruyne (Gündogan, min. 71), Bernardo Silva, Gabriel Jesus (Grealish, min. 77), Foden y Mahrez (Fernandinho, min. 84)
Goles 0-1 min. 72: Mahrez. 1-1 min. 89: Rodrygo. 2-1 min. 90: Rodrygo. 3-1 min. 94: Benzema.
Árbitro Daniele Orsato
Tarjetas amarillas Modric (min. 8), Laporte (min. 8), Dani Carvajal (min. 64), Eder Militao (min. 83), Federico Valverde (min. 95), Sterling (min. 100) y Zinchenko (min. 112)

¡Qué más da!

Nada es utópico en este Real Madrid, ni siquiera cuando en los minutos de prolongación estuvo más cerca del 0-2 que de empinar el duelo. Rodrygo, el prestidigitador de turno, mandó el encuentro a la prórroga, donde lo sentenció Benzema. El City, como los ilustres predecesores que visitaron Chamartín, se llevó la misma lección: con el Madrid conviene metabolizar hasta el hueso que se va perdiendo aunque se vaya ganando y casi haya menguado el tiempo. Es el Madrid, tan embustero él que tiene a todo el mundo en vilo.

Hasta que llegó la traca final, lo que ya no es más que otro vulgar milagro madridista, el encuentro tuvo varias sacudidas. De entrada, a tirones el Madrid, más ortodoxo el City. Cada cual con su dogma quiso negar al adversario. Ambos lo consiguieron por fases. Al Real le va el fárrago y el grupo de Guardiola se aflige con los desbarajustes. Uno quiere el carrete de la pelota (City), otro prefiere correr y correr, que el partido se convierta en un avispero. Por esa vía llegaron los primeros remates, de Benzema. A su modo, paso a paso, con un constante intercambio de posiciones, el conjunto inglés puso en órbita a Courtois, clave en el primer acto en dos intervenciones ante Bernardo Silva y Foden, y más tarde en el tercer tiempo. El luso era el más facundo de los visitantes. Pero el Madrid estuvo más aplicado que en la ida ante las permutas del City, con Casemiro como corrector.

Rodrygo marca de cabeza el segundo gol frente al Manchester City.

El vídeo de los goles y el resumen del partido

Los mejores momentos del Real Madrid contra el Manchester City, en el Diario AS

Al Real nunca se le vio tan incómodo como a su rival. Gane o pierda, el Madrid, tan nómada, navega según las circunstancias. No tiene un manual definido, ni por asomo. Cabe que la gente espere a Benzema y acabe rendida a jabatos como Carvajal, Nacho y Camavinga. ¡Vaya mosqueteros! El equipo citizen tiene una hoja de ruta exclusivista e innegociable.


El choque de Chamartín exigía lo mejor de cada uno. Por algo no dudó Guardiola en dar hilo a Walker y Cancelo, sus laterales de cabecera, ausentes en la ida y básicos en su pizarra. El inglés, Walker, un velocista, contuvo a Vinicius durante el primer periodo. No después. Comenzó su calvario y a la hora se fue a la lona. Parecía reclamar un aguador de urgencia. Tuvo que esperar hasta que un choque con Vinicius le dejó grogui. Más o menos dolorido, Walker estaba más que fundido.

El impulso de Vinicius tras el intermedio dio vuelo al Madrid, con menos bridas que al inicio. En el primer parpadeo del segundo tiempo, se escapó Carvajal y a Vinicius se le fue el gol por un dedo. Llegó el mejor momento local, el Madrid más apiñado y con mayor remangue. Al City le costaba dar con la periferia de Courtois. Durante un tramo, el cuadro de Ancelotti, sin ser un tormento para su contrario, logró anestesiar a Bernardo Silva, el futbolista de la noche, y meter otra marcha.

En la aparente crecida madridista no apareció el mejor Benzema, apagado por entonces, y sí regresó Bernardo Silva. Gundogan, recién salido del banquillo, articuló una salida del City. Bernardo mejoró la ya estupenda maniobra de Gundogan y Mahrez cerró la acción con un zurdazo que reventó la red de Courtois. Ahí, con el 0-1, sacó bandera blanca el Real... Sí, pero no. Tan mal lo vio Ancelotti que retiró sucesivamente a tres pretorianos: Kroos, Modric y Casemiro. El Madrid, con la soga bien apretada, se encomendó a chicos como Camavinga y Rodrygo. Con este equipo todo puede ocurrir. Nada es lo que parece. Cualquier relato es un galimatías. En Chamartín todo son bulos. No hay quien se explique.

Manuel Jabois explica la capacidad del Real Madrid para lograr remontadas imposibles en su campo.Vídeo: EPV

Grealish tuvo el gancho terminal por dos veces. Mendy se interpuso en su primer remate bajo el larguero. Del segundo intento se encargó Courtois. El City olía la final de París. El Madrid se veía en la cuneta. Otra paparrucha. En el alargue, no pregunte nadie por qué, llegó el hechizo. La honorífica graduación de Camavinga y la glorificación de Rodrygo. Un gol de pillo (minuto 90) y otro a lo Santillana (minuto 91) subrayaron a Rodrygo en el santoral madridista. Y quedaba la carta de Benzema, tan sombrío él toda la jornada... Eso parecía. Otra trola. Si el francés ya intervino en el 1-1, fue el verdugo definitivo. Primero por su anticipación a Rúben Dias, lo que provocó el penalti del 3-1, sellado en la prórroga por el capitán blanco y luego sostenido por Vallejo, entre otros. No razonen. Otro ordinario prodigio clasificó al Madrid para su tercera final con el Liverpool, el próximo día 28. ¿Cómo? Porque sí. Es Real. Créanlo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

José Sámano

Licenciado en Periodismo, se incorporó a EL PAÍS en 1990, diario en el que ha trabajado durante 25 años en la sección de Deportes, de la que fue Redactor Jefe entre 2006-2014 y 2018-2022. Ha cubierto seis Eurocopas, cuatro Mundiales y dos Juegos Olímpicos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS