COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Las ventajas del silencio

Una de las mayores ventajas de la llegada de agosto es la de poder disfrutar del silencio de los políticos en los informativos audiovisuales

Plató de los informativos de TVE en la sede del parque tecnológico de Paterna, Valencia.
Plató de los informativos de TVE en la sede del parque tecnológico de Paterna, Valencia.TANIA CASTRO

Probablemente una de las mayores ventajas de la llegada de agosto sea la de poder disfrutar del silencio de los políticos en los informativos audiovisuales, esos individuos que o bien se dedican a sacar pecho por legislar o conseguir aquello para lo que fueron elegidos, es decir, por cumplir con su trabajo, o se dedican a fomentar la crispación y añorar una gestión, la suya, que tiene más que ver con los banquillos de los acusados que con la eficacia de sus decisiones.

Tiempo de silencio en el que cabe recontar el pasado inmediato como el de la aprobación y posteriores prórrogas de los ERTE, tan conveniente para los más y, al parecer, innecesario para los propios diputados, que trabajaron de manera telemática y no modificaron sus ingresos. Silencio como el de los muy dignísimos magistrados del Consejo General del Poder Judicial, que tan dignamente disfrutan de sus prebendas con una prórroga de más de dos años y medio por la inconstitucional actitud de quienes alardean de defender la Constitución y quienes, a su vez, se niegan dignamente a dimitir como alternativa al impresentable bloqueo.

Cuestión de patriotismo siempre que la patria, y el coche oficial, sean nuestros. Lamentablemente el silencio no alcanza a todos, la perfección no existe: los tertulianos, con su erudición enciclopedista, siguen arreglando todos los problemas y denunciando las mezquindades de quienes no coinciden ideológicamente con ellos antes de bajar a la cervecería y tomarse algo con la satisfacción del deber cumplido. El problema de agosto es que se acabará en unos días y llegarán de nuevo el ruido y la crispación.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS