COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Tarantino, harto de tanta ideología

El director, que ya piensa en la retirada, lamenta que la presión por lo políticamente correcto se ponga por encima del arte. Lo dice alguien que siempre hizo lo que le dio la gana

Quentin Tarantino, en un acto previo a los Oscar de 2020. En vídeo, las mejores películas de Tarantino.

Quentin Tarantino no piensa hacer más películas que una última película. Prefiere dejarlo en la cumbre. “Conozco la historia del cine y de aquí en adelante los directores no mejoran”, contó a Bill Maher en Real Time (en Movistar+). Tarantino tiene 58 años, y Maher, de 65, se revolvió en su silla para replicarle que seguro que ahora haría mejor Reservoir Dogs que en 1992. Quizás sí, admitió, pero no lo intentará.

Tarantino, ahora también novelista, dejó ver su hartazgo con la presión por la corrección política imperante en Hollywood. “Algo que ha sucedido, especialmente en este último año, es que la ideología es más importante que el arte. La ideología se impone sobre el arte, sobre el esfuerzo individual, sobre lo bueno, sobre el entretenimiento”. Estaba en terreno amistoso, porque Maher es abiertamente de izquierdas pero crítico con lo que llaman allí cultura woke o de la cancelación. Ese compromiso con causas justas tan susceptible que cae en tics censores como los de los reaccionarios.

Más información

Tampoco ha tenido tanto problema Tarantino, que siempre hizo lo que le dio la gana. Tiene cierta razón en que el activismo no puede impregnarlo todo. La ola irrumpe en festivales y galas: los Globos de Oro están bajo asedio por la falta de diversidad de su jurado; los Oscar llevan años primando el cine más comprometido y San Sebastián ha decidido que no dará premios a mejor actriz y mejor actor, sino a la mejor interpretación porque el género “es una construcción cultural y política”. Lo que llevará, como evidente efecto secundario, a que menos mujeres (y hombres) sean premiados.

Hay motivos de sobra para denunciar el racismo, el sexismo y otros prejuicios en la industria audiovisual y en todas las demás. Pero una buena causa no garantiza una buena película. Y siempre hubo grandes películas sin más causa que hacer que te lo pases bien. La creación se mueve mejor sin un estrecho corsé.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción