Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La culpa no es de los ‘youtubers’ de Andorra

Se ha apelado tanto a la responsabilidad individual que los gobiernos han perdido la conciencia de quiénes son y para qué sirven

El Rubius, en uno de sus montajes para YouTube
El Rubius, en uno de sus montajes para YouTube

La principal diferencia entre un youtuber y una estrella analógica de los tiempos antiguos es que el primero pasa de lucir palmito. Su concepto de glamur está más cerca de un terrorista clandestino que de una actriz de Hollywood. No se exhiben sobre alfombras rojas y no enseñan sus mansiones al Hola. Les bastan los megusta y una silla gamer en un cuarto adolescente sin ventilar. Amasan fortunas, pero no se les luce. Por eso, y no tanto por escamotear impuestos, se largan a Andorra: porque son indiferentes a la vida social tal y como la entendemos los viejos, como Puigdemont es indiferente (o no) al Derecho, en palabras de Pablo Iglesias. Mientras el wifi no se corte, les da lo mismo youtubear desde Nueva York o desde una plataforma petrolífera.

Pierden el tiempo los inspectores de hacienda que han salido a tirar de las orejas al Rubius y compañía por mudarse a Andorra. Es cierto que dan mal ejemplo y que tanto mejor sería que pagasen hasta el último céntimo de los tributos que les corresponden, pues no está España para perder esos euros, pero el problema no son los youtubers, que tienen derecho a domiciliarse donde quieran.

Se ha apelado tanto a la responsabilidad individual que los gobiernos han perdido la conciencia de quiénes son y para qué sirven. La culpa de la fuga de impuestos no es de los youtubers, sino de una Unión Europea que consiente la existencia de regímenes fiscales como el de Andorra. Si los gobiernos no mueven un dedo para acabar con una situación injusta que cuestiona los principios de progresividad e igualdad, apelar a la conciencia moral de los ciudadanos es hipócrita.

Pero así estamos, enfermos y pobres por nuestra culpa, porque no nos dejamos gobernar bien por unos políticos que, a la vista de sus sermones, tenían más vocación de curas.

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS