Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

QAnon: el gran delirio es bienvenido en el trumpismo

El cómico Bill Maher se burla de la febril teoría de la conspiración, de moda entre los republicanos. “El lunático de hoy es tu representante de mañana”, advierte

En vídeo: el cómico Bill Maher, caracterizado como Q, el líder de QAnon, en su programa 'Real Time'.

De las muchas teorías de la conspiración que infestan las redes, ninguna más febril que QAnon. Sostiene que hay un complot de pedófilos, adoradores de Satán y caníbales de bebés para dominar el mundo, en el que participan líderes demócratas (los Clinton, Obama), religiosos (el papa Francisco, el Dalái Lama), estrellas del espectáculo (Oprah Winfrey, Tom Hanks, Ellen DeGeneres) y, cómo iba a faltar, George Soros. Frente a todos ellos, solo dos héroes: Donald Trump, que trata de desmontar la trama y encerrarlos a todos en Guantánamo, y Q, el misterioso líder del movimiento desde 2017.

El cómico Bill Maher, azote televisivo de Trump, apareció con capucha de hacker en su programa, Real Time (en Movistar +), para revelar que él es el verdadero Q. “Tiene todo el sentido que yo, libertino, ateo, porrero y enemigo de Trump, sea Q”, se burló, porque la verdad es lo contrario de lo que parece. Así que alentaba a los paranoicos a no creerse la fecha de las elecciones o, si acaso, ir a votar “al único que hará América grande de nuevo: Kanye West”.

Más información
El personaje de Amanda Collin y los niños a su cargo, en una escena de 'Raised by Wolves'.
‘Raised by Wolves’: el segundo Génesis según Ridley Scott
Jessy Seinfeld, en el programa especial '23 Hours to Kill', de Netflix.
Seinfeld en el retiro dorado

Pero Maher puso el dedo en la llaga: QAnon se hace fuerte en el Partido Republicano. Hasta 71 aspirantes a candidatos son cercanos a la secta; se ven camisetas con la gran Q en los mítines de Trump, y el propio presidente dijo que no sabía mucho de QAnon, pero agradecía su apoyo. En la derecha, dice Maher, “el lunático de hoy es tu representante mañana”. Como Marjorie Taylor Green, que ganó las primarias en Georgia prometiendo plantar cara a los demócratas satanistas y pedófilos. No se rían, no sea que la veamos en cuatro años en los caucus de Iowa.

Twitter y Facebook cerraron, muy tarde como siempre, cuentas de QAnon. No sirvió de nada y la alucinógena teoría campa en Internet. Lo peor no es que haya quien delire, sino que el delirio sea bienvenido en la política convencional.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS