CORONAVIRUS

TVE monta un estudio paralelo a Torrespaña en caso de infección de las instalaciones

El alquilado está próximo a la sede de los Servicios Informativos, situada en el centro de Madrid

Torrespaña, sede de los Servicios Informativos de TVE.
Torrespaña, sede de los Servicios Informativos de TVE.JAIME VILLANUEVA

Televisión Española ha montado en un edificio próximo a Torrespaña la sede de los Servicios Informativos, una infraestructura técnica para preservar las emisiones ante una hipotética infección en sus instalaciones, ubicadas en pleno centro de Madrid, en la ladera de la M-30. Esta situación provocaría, según fuentes de la corporación, su desalojo, y obligaría a operar desde el nuevo emplazamiento. También RNE ha creado un estudio paralelo en el Instituto de RTVE para evitar que la señal se pueda ver interrumpida.

La responsable de la corporación, Rosa María Mateo, ya aseguró la semana pasada en el Senado que la radio y la televisión públicas son una actividad estratégica. Para garantizar su funcionamiento, RTVE ha duplicado sus infraestructuras técnicas e intercambiado el personal de Torrespaña Prado de Rey para que los trabajadores de ambos centros puedan operar en uno u otro en función de las necesidades. “Hay que tener previstos sitios distintos para emitir por si hay que cerrar los estudios”, explican fuentes de la corporación.

Otras televisiones públicas europeas están habituadas a desplegar estos dispositivos. Durante la guerra de los Balcanes, los canales de Croacia y Eslovenia acomodaron equipos fuera de sus sedes para poner a salvo las emisiones. Los operadores agrupados en la Unión Europea de Radiodifusión (UER) han desarrollado planes de contingencia para preservar las señales en el supuesto caso de que la expansión de la Covid-19 ponga en riesgo la continuidad del servicio público. “La situación actual no deja de ser una guerra contra un enemigo invisible”, sostienen fuentes de la UER, cuyos miembros están en permanente contacto para coordinar iniciativas, intercambiar experiencias y abordar proyectos conjuntos.

Otros operadores han seguido modelos similares. La televisión irlandesa ha dividido su edificio en tres partes bien diferenciadas, una de las cuales permanecerá completamente aislada y vacía por si tuviera que adoptar medidas de desinfección. En esta tesitura se encontró recientemente RNE, que bloqueó temporalmente un estudio de Prado del Rey después de que un invitado diera positivo en la prueba de coronavirus. Otros entes, como el holandés, han encontrado más dificultades para separar las actividades de radio, televisión y web, al tener los tres soportes integrados.

Los miembros de la UER han puesto en marcha iniciativas en el terreno de la información, la educación y en entretenimiento durante esta cuarentena, dando prioridad a la cobertura de noticias relacionadas con el coronavirus y a los contenidos dirigidos al público infantil.

Contenido infantil

TVE ha lanzado en Clan la plataforma EduClan y está negociaciones con el Ministerio de Educación para abrir en La 2 una franja con contenidos para tres niveles: infantil, primaria y secundaria. La británica BBC ha ampliado su oferta educativa y la web de France Télévisions ha desarrollado una aplicación con contenidos para niños de seis a diez años que sirvan de apoyo a los deberes del colegio con más de 10.000 vídeos.

En el plano informativo, todos los canales han reforzado su oferta, lo que se traduce en más consumo. RTVE ha visto crecer su cuota de pantalla del 15% hasta el 23% en una semana. Más espectacular ha sido el incremento de la alemana ARD, que se ha disparado hasta el 50% frente al 34,5%.

El intercambio de iniciativas y la colaboración ente los canales públicos son intensos. La directora de Relaciones Internacionales de RTVE y vicepresidenta de Informativos de la UER, Asun Gómez Bueno, asegura que en estos últimos días “se hace más obvio todavía el papel fundamental del servicio público a la hora de informar y entretener a la sociedad”. Añade que las corporaciones están concentrando sus esfuerzos en contribuir a que los ciudadanos estén bien informados y puedan acceder, además, a una programación con contenidos educativos. “Estamos coordinados para compartir experiencias y ponerlas en práctica en nuestros respectivos países”, subraya Gómez Bueno. Una muestra de este intercambio es la etiqueta #Quédateencasa, replicada por otros canales europeos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50