Jordi Ribas, Microsoft: “Si personalizas demasiado los servicios, el usuario pierde el punto de vista más amplio”

El vicepresidente corporativo de la compañía detalla que el centro de investigación en inteligencia artificial de Barcelona llegará al centenar de empleados

El vicepresidente corporativo de Microsoft Corporation en Estados Unidos, Jordi Ribas, en una imagen de archivo.
El vicepresidente corporativo de Microsoft Corporation en Estados Unidos, Jordi Ribas, en una imagen de archivo.

Lleva fuera de España más de 30 años después de irse a Estados Unidos para estudiar un máster y un doctorado. El vicepresidente corporativo de Microsoft Corporation, Jordi Ribas (Manresa, 53 años), lidera el equipo de la multinacional que trabaja en inteligencia artificial y en mejorar los resultados del buscador Bing. “¡Era un poco la excusa para poder venir a Barcelona más a menudo!”, bromea sobre la apertura a finales del año pasado de un centro de I+D Microsoft en la capital catalana en el que trabajan 30 personas con la previsión de triplicar la plantilla antes de finales de año. Entre sus otras tareas en la compañía, Ribas —afincado en Seattle (Estados Unidos)— se encarga de coordinar el equipo de Barcelona, que contribuye a través de algoritmos de inteligencia artificial a personalizar la navegación de los productos de Microsoft.

El ejecutivo explica que la multinacional limita los contenidos a medida para que las personas que utilizan su software no pierdan la panorámica de la realidad. “Si personalizas demasiado los servicios, el usuario pierde el punto de vista más amplio, que le enriquece”, expone Ribas sobre el balance que busca Microsoft. “Otras compañías personalizan más y obtienen más tiempo de atención (engagement)”, reflexiona sobre el vivo debate tecnológico de que ver solo lo que te gusta ver lleva a opiniones extremas. Pone como ejemplo los servicios del portal de Microsoft MSN, que incluye noticias: “Están las generales y las que son más interesantes para ciertas personas”. El centro de la compañía en el distrito tecnológico 22@ de Barcelona, en el que la corporación ha invertido “múltiples millones de euros”, investiga algoritmos de inteligencia artificial para mejorar sus productos web, como el buscador Bing, los servicios en la nube de Azure o Office.

Microsoft sigue buscando expertos para su centro de Barcelona. Tiene 65 ofertas de empleo abiertas. “Hemos podido contratar a gente de toda España, Europa e Inglaterra”, explica Ribas, que también elogia el ecosistema local de la ciudad: “Veíamos mucho potencial porque hay más de 100.000 profesionales de la tecnología y 25.000 investigadores. Estamos encontrando un talento muy especializado y por eso ampliamos la sede”. El vicepresidente corporativo de Microsoft Corportation explica que ha abierto centros en todo el mundo y que “siempre veía que España quedaba un poco en el medio porque si buscabas el mejor talento te ibas a Londres y si querías un menor coste te ibas a la Europa del Este”. Ahora dice que hasta algunos empleados de Estados Unidos se han trasladado a Barcelona. “La calidad de vida en España es más alta que en otros sitios y el talento también se ha dado cuenta de que hay más compañías como la nuestra que se instalan allí”, afirma.

Sobre una apuesta por una ciudad concreta en un tiempo en que ha crecido el teletrabajo, Ribas explica que la compañía permite trabajar en remoto a todos sus empleados hasta un 40%. Sin embargo, destaca la importancia de mantener espacios para que la gente pueda reunirse. En ese sentido, plantea el centro de Barcelona como un punto de encuentro europeo. Preguntado por cómo ve la diferencia entre la regulación en protección de datos entre Europa y Estados Unidos, el alto cargo de Microsoft explica que la corporación ha implantado los límites que establece la Ley de protección de datos europea (GDPR) en todos los países del mundo: “Creemos que es importante respetar estas normas”.

El equipo de Ribas en España se divide entre los que trabajan “los algoritmos de inteligencia artificial más fundamentales” y otros que los utilizan para aplicarlos a los diferentes programas de Microsoft. La Unión Europea trabaja para regular el aprendizaje automático y, en ese sentido, Ribas reconoce el “trabajo extra” que implica asegurar la ética de los algoritmos, a los que su compañía dedica un comité específico. “Si los diseñas bien puedes hacer que sean objetivos, pero luego los entrenas con datos y si los datos tienen algún sesgo puedes hacer que, sin darte cuenta, tomen decisiones que no son necesariamente correctas”, argumenta.

“En Europa ya tenemos algunos mercados con una cuota del 20% de uso en PC. Cuando yo llegué, estábamos al 1%”, explica Ribas sobre la promoción del buscador Bing, uno de sus cometidos en la compañía desde 2014, y que también impulsará desde las oficinas de Barcelona. “En Estados Unidos estamos ya casi en el 40%”, añade sobre un crecimiento que, en su perfil de LinkedIn, explica que ha generado 7.000 millones de dólares a la compañía. Detalla dos iniciativas nuevas del buscador: acumular puntos por utilización que luego se pueden canjear por aportaciones a ONG y una opción para buscar solo comercios que vendan productos respetuosos con el medio ambiente (de momento solo disponible en Estados Unidos y Canadá).

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Jordi Pueyo Busquets

Es periodista en la redacción de Cataluña y escribe sobre economía, innovación y tecnología. Antes de llegar a EL PAÍS, pasó por ACN, TV3, 324.cat, Bloomberg TV y Cadena Ser. Ha dado clases de redacción en inglés en la UPF y de redes sociales en la UOC. Es licenciado en Periodismo, Ingeniería Informática y máster en Innovación y Calidad Televisivas

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS