Redes sociales

Tip Jar: Twitter incorpora un ‘bote’ para dejar propinas a nuestros usuarios favoritos

La compañía da un paso más para facilitar que los creadores de contenido puedan financiar sus proyectos a través de la red social

Las Palmas de Gran Canaria - 08 may 2021 - 07:03 UTC
Opciones para enviar una propia a través de Tip Jar en el perfil de un usuario de la red social.
Opciones para enviar una propia a través de Tip Jar en el perfil de un usuario de la red social.TWITTER OFICIAL / Europa Press

En Twitter es frecuente que, tras lanzar un tuit viral, su autor incluya una cuenta de PayPal o de otros servicios de pago para intentar recabar alguna ayuda económica por parte de sus seguidores. Otra fórmula para obtener remuneración por el trabajo es añadir un enlace a Patreon, un sitio web de micromecenazgo para proyectos creativos. Ahora, la compañía ha decidido facilitar que los creadores de contenido puedan financiar sus proyectos a través de la red social y desde este viernes ha lanzado Tip Jar (literalmente, bote de propinas), que está disponible para algunos usuarios a modo de prueba.

Twitter llevaba tiempo estudiando maneras de integrar opciones de monetización dentro de sus servicios, si bien, por ahora, no va a obtener beneficios directos, dado que no cobrará comisión con cada operación. Esta nueva opción pretende hacer más atractiva la plataforma para quienes tratan de ganarse la vida a través de la red social. Los pagos podrán enviarse desde los perfiles personales y, en el caso de los usuarios de Android, también desde los Spaces, las salas de conversaciones de voz en directo creadas a imagen y semejanza de Clubhouse. Los servicios de pago disponibles serán los de las plataformas Bandcamp, Cash App, Patreon, PayPal y Venmo.

La operativa sigue siendo algo complicada. Por ahora, la única forma de acceder a Tip Jar es la de entrar en la biografía del perfil de un usuario y, si tiene activado el servicio, aportar la propina pulsando un icono situado junto al de mensaje directo. De esta forma, aportar dinero a un tuit sobresaliente va a requerir más esfuerzo que dar un simple me gusta o hacer un retuit. Y no solo desde el punto de vista económico.

Hasta ahora, la red social ha sido completamente gratuita, sustentada gracias a la publicidad. Recientemente, trascendió que la empresa está trabajando en un nuevo modelo de negocio que pasa por la suscripción. Sin embargo, también se sabe que están tanteando la posibilidad de incluir una suscripción a un servicio premium con funciones extra y sin publicidad, que incluiría personalizar los perfiles o un modelo de pago para acceder a Tweetdeck, la consola de gestión de cuentas de la compañía.

Otra de las ideas de la compañía es el SuperFollow, anunciado a finales de febrero, que ofrece a los usuarios por cinco dólares al mes la capacidad de cobrar a sus seguidores para acceder a contenido adicional como tuits exclusivos, grupos privados, newsletters de pago, insignias que reflejen que el usuario está apoyando económicamente a otros. Presumiblemente, Twitter se va a llevar una comisión de esa tarifa, en lo que supone una línea de negocio similar a la de Patreon con el contenido exclusivo.

Más información

Twitter ha sido hasta hace pocos meses una plataforma más bien conservadora, a la que se ha achacado cierto inmovilismo. Una burbuja de “gente relevante como políticos, autoridades, periodistas y tecnológicos vinculados a la actualidad”, en palabras de la especialista en redes Ana Aldea. Sin embargo, en los últimos meses ha lanzado varios proyectos para crecer, conquistar al público más joven y ganar en rentabilidad. Ese cambio de rumbo le ha llevado a apostar por el audio, los boletines y los contenidos pautados.

La primera de dichas apuestas recientes fue Spaces, nacida en diciembre de 2020, y que funciona exactamente igual que Clubhouse, la aplicación que se volcó en el audio para crear una especie de chat de sonoro controlado sin texto, ni fotografías y vídeos. Un mes después, Twitter anunció la adquisición de Revue, una herramienta que permite generar y enviar boletines (newsletters, en inglés) a listas de suscripción, y ganar dinero a través de un servicio de pago incorporado en la plataforma. Un tercer movimiento fue el anunciado del citado SuperFollow.

Ahora llegan las propinas para ayudar a financiar a quienes crean contenido en la red social. Y también para ayudar a Twitter a competir con sus gigantescos rivales. Sus 192 millones de usuarios activos diarios y 330 mensuales apenas se aproximan a los mil millones de Instagram o los 2.000 de Facebook.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50