Así funciona la nueva plataforma de videojuegos en ‘streaming’ de Google

La experiencia con Stadia es similar de la que se tiene al jugar a una videoconsola de última generación si se cuenta con buena conexión

Dispositivos para la plataforma de juegos Stadia.
Dispositivos para la plataforma de juegos Stadia.GOOGLE

Google quiere conquistar el streaming de los videojuegos con Stadia. Se trata de una plataforma que permitirá a los usuarios jugar desde cualquier dispositivo sin necesidad de tener una consola ni realizar ninguna descarga. Simplemente con abrir el buscador de Chrome o Youtube. La plataforma, que ha sido presentada este año durante la mayor conferencia de desarrolladores de videojuegos del mundo, estará disponible a partir de noviembre. EL PAÍS ha probado este jueves Stadia en la sede de la compañía en Londres con Doom Eternal —un videojuego de disparos en primera persona—.

Además de este juego, Google ya ha anunciado cerca de una treintena de títulos a los que se podrá acceder a través de Stadia. Entre ellos, están el Final Fantasy XV, Assassin's Creed Odyssey, Mortal Kombat 11 o Dragon Ball Xenoverse 2. La plataforma basada en la nube permite abrir videojuegos con un solo clic o empezar a jugar en cinco segundos, con tan solo pinchar un botón dentro de un vídeo de YouTube que tenga esa opción.

Con Google Stadia, se puede disfrutar de videojuegos desde cualquier dispositivo: el ordenador, la televisión, un smartphone Pixel 3 o 3a y una tableta. Este periódico, en un viaje al que ha sido invitado por Google, ha pasado unos minutos disparando a oleadas de demonios y criaturas fantásticas en una televisión con un Chromecast conectado a una red wifi. La experiencia ha sido similar de la que se tiene al jugar a una videoconsola de última generación.

Phil Harrison, vicepresidente de Google y portavoz oficial de Google Stadia, asegura que “hay una tendencia hacia el streaming”: “Hay 200 millones de personas viendo videojuegos en Youtube todos los días. Con Google Stadia pueden ver los vídeos y empezar a jugar en unos segundos con solo hacer un clic. Aunque el futuro va en esta dirección, no creo que las videoconsolas desaparezcan mañana”.

El creador de YouTube MatPat, durante la GDC.
El creador de YouTube MatPat, durante la GDC.JUSTIN SULLIVAN (AFP)

La compañía de Montain View busca acabar con la necesidad de tener una consola o un ordenador potente para disfrutar de juegos con una elevada calidad gráfica. Esto es posible gracias a la nube y a la inmensa red de centros de datos de Google, conectada globalmente. A diferencia de un juego tradicional que se ejecutaría en un PC o en una videoconsola, Stadia corre en el propio centro de datos de la compañía —que cuenta con más de 7.500 nodos repartidos por todo el mundo—. Lo que el usuario ve en la pantalla no es más que vídeo y audio transmitidos a su hogar.

Cualquier acción que el usuario haga con el mando, debe enviarse desde su hogar hasta las infraestructuras de Google. Esto ha suscitado la preocupación de que podría haber una gran latencia. Es decir, una notable diferencia de tiempo entre que el usuario presione el botón y vea el resultado en la pantalla. Cuanto más baja sea la latencia, más rápida será la reacción del aparato que accionemos a distancia. Esto es especialmente importante en videojuegos en los que cada segundo es determinante. Es el caso de los títulos de disparos en primera persona como Doom Eternal.

Latencia y conexión necesaria

El pasado mes de marzo los expertos en análisis técnicos de videojuegos y dispositivos tecnológicos de Digital Foundry pudieron medir la latencia de Google Stadia. El servicio, según explicaron, contaba con un retardo de 166 milisegundos. Hasta ahora, la mayoría de pruebas de Stadia realizadas por diversos expertos del sector, habían sido con Assassin's Creed Odyssey, que quizás no sea el mejor banco de pruebas al ser un juego que ya de por sí tiene un poco de retardo. En la prueba realizada por este periódico con Doom Eternal, la mirilla va muy ligeramente por detrás de nuestro movimiento con el joystick. Pero la diferencia es prácticamente imperceptible.

El vicepresidente de Google, en la GDC.
El vicepresidente de Google, en la GDC.STEPHEN LAM (REUTERS)

El usuario solo podrá jugar y tener una buena experiencia si cuenta con una buena conexión. Sin Internet, no puede usar Google Stadia. Y en el caso de que no tenga una buena conexión, la calidad de la imagen podría no ser la más deseada y la latencia podría aumentar. Harrison sostiene que “la mayoría de gente necesita acceso a Internet” por lo que cada vez más personas podrán permitirse una buena conexión.

La plataforma funciona con conexiones desde 35 Mbps hasta el mínimo recomendado de 10 Mbps. Google no ha concretado cuál es la velocidad concreta con la que este periódico realizado la prueba. Solo ha explicado que se trata de la misma red corporativa de fibra óptica que tienen los trabajadores de la compañía en el edificio.

La resolución de Stadia oscila entre 4K y 720p dependiendo de la velocidad de la red. Hemos realizado la prueba con una resolución de 1080p y 60 FPS. Según explica un trabajador de la compañía, han optado por esta resolución porque “el juego aún está en desarrollo”. “Es similar a lo que muchos usuarios verían en su casa”, afirma. La imagen se ve nítida. El juego transcurre en un edificio futurista con paredes metalizadas. El protagonista va abriendo diferentes puertas y sale al exterior en busca de contrincantes. Al dispararles, la sangre salta y se expande de forma incontrolable y los detalles se aprecian de forma adecuada.

Aunque no es necesario tener mandos, Google lanzará uno específico para su plataforma que se podrá conectar a través de wifi. El mando de Stadia, que cuesta 69 euros, permite jugar en múltiples pantallas —televisores, ordenadores o algunos smartphones de Google— y recorta unos milisegundos de latencia. Los usuarios pueden escoger entre tres colores distintos: blanco, negro y wasabi —verde muy claro—.

Este mando cuenta con un botón de captura que permite grabar vídeos y hacer capturas de pantalla para conservar determinados momentos. También tiene un botón que permite activar el asistente de Google. Harrison pone como ejemplo diferentes escenarios en los que podría resultar útil. Un usuario podría decir “quiero jugar a Doom a las ocho de la tarde con Billy” o podría preguntar al asistente directamente “cómo pasarse este nivel” o “cuál es la solución a este problema”. El vicepresidente de Google también ha subrayado las posibilidades que se abren en el sector con la inteligencia artificial: “Imagina un juego en el que tienes una conversación con un personaje y pueda entenderte”.

Y hace una diferencia entre dos tipos de usuarios que pueden estar interesados en Stadia: “Está el gamer al que le encanta jugar a videojuegos pero no puede permitirse o no quiere pagar cientos de euros en comprarlos y los líderes tecnológicos que siempre quieren tener las últimas novedades”. Con Stadia, Google podría tener acceso a información sobre todos sus usuarios. Harrison ha reconocido que probablemente se recojan datos de cuánto tiempo pasan en la plataforma o a qué juegan de cara a hacerles recomendaciones de juegos. No obstante, no ha especificado qué datos concretos se van a recopilar de los usuarios y para qué se van a utilizar. “Cumplimos con todas las normativas. Es la responsabilidad de Google tratar los datos de los usuarios con cuidado”, ha afirmado.

Lanzamiento de Google Stadia

“En los últimos 40 años, todos los juegos han sido diseñados para una caja”, dice en referencia a las consolas. Con Stadia, según sostiene, los desarrolladores ya no estarán limitados a dicha “caja”. Stadia estará disponible a partir de noviembre de 2019 con el paquete Stadia Founder’s Edition en 14 países (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Irlanda, Francia, Alemania, Italia, España, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia). Google asegura que se añadirán más regiones a partir de 2020: “Estamos trabajando con cientos de desarrolladores en todo el mundo”.

Stadia Founder’s Edition ya se puede reservar en Google Store por un precio de 129 euros. Este paquete incluye tres meses de suscripción a Stadia Pro y, por lo tanto, a su biblioteca de videojuegos gratuitos como Destiny 2: The Collection (incluida la expansión Shadowkeep y Los Renegados, La maldición de Osiris y El Estratega). El usuario también recibirá un mando de Stadia de color azul noche, un dispositivo Google Chromecast Ultra para jugar en streaming en su televisor y un Buddy Pass —otra suscripción de tres meses a Stadia Pro que puede regalar a un amigo—.

Stadia Pro cuesta 9,99 euros al mes. Los usuarios que opten por este paquete podrán disfrutar de los videojuegos en 4K, 60 fotogramas por segundo y con un audio envolvente 5.1. También contarán con descuentos disponibles en la compra de juegos y tendrán acceso a una biblioteca de títulos gratuitos que Google pretende actualizar constantemente. Harrison no ha concretado cuánto costarán los juegos: “Los precios serán competitivos”. Los juegos comprados Stadia Pro seguirán siendo accesibles aunque se cancele la suscripción, ya que han sido pagados.

Stadia Base estará disponible a partir de 2020 y, en principio, será gratuito. Las principales diferencias de esta opción con respecto a la versión de pago son que el streaming estará limitado a 1080p y todos los juegos deberán comprarse de forma individual.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción