Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania prohíbe a Facebook utilizar datos de usuarios extraídos de webs o aplicaciones sin consentimiento

La autoridad antimonopolio alemana considera que la red social abusa de su posición dominante en el mercado

Imagen de una tienda efímera de Facebook en Colonia (Alemania) en noviembre de 2018. Ampliar foto
Imagen de una tienda efímera de Facebook en Colonia (Alemania) en noviembre de 2018. EFE

Las autoridades de competencia alemanas le han parado los pies a Facebook. La Oficina Federal Antimonopolio ha restringido la capacidad de la mayor red social del mundo para recopilar y utilizar datos de sus usuarios, recogidos en otras de sus plataformas como WhatsApp o Instagram o de otras páginas de Internet, por considerar que viola las normas de competencia.

La oficina encargada de velar por la libre competencia considera que con esa práctica, Facebook abusa de su posición dominante en el mercado. “La manera en la que Facebook recoge, combina y utiliza los datos en sus cuentas de usuarios constituye un abuso de posición dominante”, ha indicado la oficina alemana en un comunicado emitido el jueves y que refleja las conclusiones de una investigación iniciada en marzo de 2016.

Facebook ha explicado a través de un blog de su web que cooperan desde hace casi tres años con la oficina alemana, pero que “no estamos de acuerdo con sus conclusiones y planeamos apelar la decisión para que la gente en Alemania pueda continuar beneficiándose plenamente de todos nuestros servicios”. Sostienen además, que en Alemania deben hacer frente a “una competencia muy fuerte” y mencionan You Tube, Snapchat y Twitter. El grupo californiano recuerda además que hace menos de un año ha actualizado sus condiciones de confidencialidad, para adaptarlas al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

La ministra de Justicia alemana, Katarina Barley, valoró positivamente la decisión del organismo antimonopolio. “Los usuarios no son conscientes a menudo del flujo de datos y no pueden evitarlo si quieren seguir utilizando los servicios”, indicó Barley a la agencia Reuters. “Tenemos que ser rigurosos para atajar el abuso de poder que acompaña a los datos”.

Mejorar su posición de mercado

Andreas Mundt, presidente del organismo de competencia alemán ha explicado que “en el futuro, Facebook no podrá obligar a sus usuarios a aceptar la recogida prácticamente ilimitada de datos que no procedan de Facebook y asignarlos al perfil de los usuarios”. Y ha añadido: “La combinación de distintas fuentes de datos ha contribuido sustancialmente a que Facebook haya creado una base de datos única para cada usuario y que haya mejorado su posición en el Mercado”.

El organismo alemán indica que salvo que un usuario ofrezca su consentimiento, los datos procedentes por ejemplo de WhatsApp no pueden ser cruzados con el perfil de Facebook. Lo mismo se aplicaría a la información obtenida de páginas terceras, aunque no sean propiedad de la gran red social. Seleccionar “me gusta” en una web o navegar por una página que incluya el botón, basta para que esa web envíe información a Facebook, según sostienen las autoridades alemanas de competencia. “Facebook obtiene perfiles muy detallados de sus usuarios y sabe qué están haciendo en la Red gracias a la combinación de los datos de su propia red social, de los servicios y aplicaciones que posee y de páginas webs externas”, asegura Mundt.

La manera en la que Facebook recoge, combina y utiliza los datos en sus cuentas de usuarios constituye un abuso de posición dominante”, ha indicado la oficina alemana en un comunicado

“Si no hay consentimiento procedente de los servicios propiedad de Facebook o de terceras partes, Facebook tendrá que restringir sustancialmente la recogida y combinación de datos”, indica la oficina de competencia alemana, quien sostiene que la empresa además vulnera las leyes europeas de protección de datos. No se trata de una decisión final, ya que Facebook dispone ahora de un mes para recurrir ante el tribunal Superior de Düsseldorf.

La gran red social ostenta una posición dominante en el mercado alemán, con 23 millones de usuarios activos diarios lo que representa el 95% de ese mercado, según los datos que publica la oficina antimonopolio. Mundt explicó que a la vista de la posición de la empresa en el mercado, obligar a los usuarios a aceptar las condiciones de la compañía si quieren formar parte de la red social, no puede ser considerado “consentimiento voluntario”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información