Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En busca del familiar ecológico definitivo

Un nuevo concepto de automóvil limpio que sirve para todo: trayectos por ciudad, escapadas y vacaciones

La solución al dilema entre gasolina y gasóleo, a las limitaciones de los eléctricos y hasta a las restricciones de acceso a las ciudades. El nuevo Mitsubishi Outlander PHEV concentra las ventajas de varios tipos de automóviles para proponer un concepto que se acerca mucho al del vehículo definitivo hoy en día. Y es que puede circular en ciudad sin contaminar, afrontar viajes sin limitaciones de autonomía y satisfacer también las necesidades de espacio y movilidad de toda la familia.

El Outlander PHEV es realmente un coche para todo, y estas cualidades lo han convertido en el SUV híbrido enchufable más vendido del mundo (supera ya las 150.000 entregas desde su lanzamiento en 2013) y también en el vehículo ecológico con etiqueta “0 emisiones” más demandado en España de los últimos cuatro años.

Con una autonomía en modo eléctrico de hasta 54 kilómetros, el nuevo Outlander PHEV 2019 ofrece una alternativa válida para cubrir sin polucionar los desplazamientos diarios, o al menos gran parte de ellos. Y basta recargarlo durante el trabajo en la oficina o en casa por la noche para obtener otros 54 kilómetros, una operación que llevará 5,5 horas si la toma funciona a 230 voltios y 10 amperios o 4 horas si sube a 16 amperios.

En función de los recorridos que realice cada usuario, se podría llegar a no consumir carburante de lunes a viernes, marcando un gran ahorro en dinero y emisiones. Una ventaja inalcanzable para los modelos híbridos convencionales, o no enchufables.

En este modo, puede alcanzar 135 km/h y el conductor decide, a través de las levas del volante, el nivel de retención que el Outlander aplicará al desacelerar y, por tanto, la cantidad de energía que se recupera en cada frenada.

Por su ecología, el nuevo Outlander recibe la Etiqueta “0 emisiones” de la DGT, con la que se obtienen diversas ventajas, según el lugar de residencia, como el aparcamiento gratuito en las zonas de estacionamiento regulado, los descuentos en las autopistas de peaje urbanas, la libertad de paso por los carriles de alta ocupación y la entrada garantizada al centro de la ciudad, en todos los escenarios de restricciones de tráfico por alta contaminación, o el acceso libre a las zonas APR (de alta prioridad residencial).

Pero el Mitsubishi Outlander también es un modelo con el que viajar y disfrutar en familia. Sus 230 CV otorgan grandes prestaciones y la tracción 4x4 refuerza la polivalencia de uso, mientras que el aislamiento acústico del interior y la finura de las suspensiones permiten rodar con absoluto confort. Y ofrece cinco plazas aptas para todas las estaturas y un maletero enorme. Además, los distintos modos de conducción, que pueden activarse cuando se necesiten, ajustan la mecánica para reforzar la eficiencia (Eco), potenciar las prestaciones (Sport) y hasta mejorar la capacidad de tracción ante superficies resbaladizas (Snow). Incluso hay un programa que conserva la energía de las baterías hasta que se llega a la ciudad (Save).

Si se aprovecha el rango eléctrico del PHEV 2019, el consumo de carburante en los primeros 100 kilómetros recorridos será de apenas 1,8 litros, lo que equivale a 40 g/km de CO2. Y después no se quedará tirado, como sucede al agotar la energía en los vehículos 100% eléctricos, porque se puede seguir circulando con normalidad gracias a su modo híbrido con auto-recarga de la batería y regeneración de la frenada.

Esta noticia, patrocinada por Mitsubishi, ha sido elaborada por un redactor de EL PAÍS.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >