Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salamanca inaugura uno de los diez láseres más potentes del mundo

El equipamiento permite la aceleración de partículas o la generación de plasmas y facilita avances en disciplinas como la biomedicina o física de materiales

Los reyes asisten al primer disparo del láser de un petavatio en el CLPU de Salamanca, este martes. Ver fotogalería
Los reyes asisten al primer disparo del láser de un petavatio en el CLPU de Salamanca, este martes. EL PAÍS

El Centro de Láseres Pulsados de Salamanca ha puesto en funcionamiento este martes el láser VEGA, uno de los diez más potentes del mundo y el único de España capaz de alcanzar un petavatio de potencia pico. La singularidad de este dispositivo permite avanzar en campos tanto de ciencia básica como de investigación aplicada en ámbitos médicos, de seguridad y de defensa, entre otros.

El láser posee una arquitectura con tres salidas de diferentes potencias: VEGA-1, de 20 teravatios, VEGA-2, con 200, y VEGA-3, de un petavatio. La gran novedad que se ha puesto en marcha hoy es VEGA-3; varios investigadores ya han hecho experimentos con VEGA-1 y VEGA-2.

Lo especial de este láser es que consigue focalizar mucha cantidad de energía en un corto espacio de tiempo y en zonas muy pequeñas”, sostiene José Antonio Pérez Hernández, investigador del Centro de Láseres Pulsados. En un milímetro se genera “un plasma que alcanza temperaturas altísimas, de 4.000 o 5.000 Kelvin [la temperatura de la superficie de una estrella]”. Estas partículas, explica Pérez, oscilan en el propio plasma y generan una radiación “que se puede manejar y así obtener diversas aplicaciones”.

A la presentación del láser, en el Parque Científico de la Universidad de Salamanca en la localidad salmantina de Villamayor de la Armuña, han asistido los reyes de España, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, y el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, entre otras autoridades. Felipe VI ha sido el encargado de pulsar el botón verde que ha puesto en marcha el láser VEGA, que debe su nombre a la patrona de Salamanca —la Virgen de la Vega— y a una de las estrellas más brillantes del firmamento.

VEGA alcanza un petavatio de potencia pico, lo que equivale a 50.000 veces el consumo energético de toda España o a la potencia de 14.000 millones de coches

VEGA es uno de los diez láseres más potentes del mundo cuatro están en Europa, tres en América y tres en Asia y alcanza un petavatio de potencia pico, lo que equivale a 50.000 veces el consumo energético de toda España o a la potencia de 14.000 millones de coches. Sin embargo, el consumo energético del CLPU es mínimo porque el láser parte de una energía ínfima para funcionar.

Este láser tiene aplicaciones potenciales directas como la aceleración de partículas o la generación de plasmas, además de aplicaciones indirectas que pueden ir desde que la biomedicina hasta la física de materiales. “Por ejemplo, en biomedicina hay proyectos para irradiar células y ver cómo puede afectar al ADN”, afirma Pérez.

En el campo de la salud, los láseres ultracortos y ultraintensos como VEGA permiten desarrollar plataformas quirúrgicas para realizar intervenciones mediante ablación por láser con una mejor discriminación a tiempo real de los diferentes tejidos biológicos. También han facilitado avances en los tratamientos antitumorales mediante protonterapia, o terapia con protones.

Con este equipamiento, el CLPU se convierte en un centro de referencia internacional en la investigación científica y tecnológica en el ámbito de los láseres pulsados intensos, aseguran sus responsables. La constitución del Centro de Láseres Pulsados comenzó en 2007 y tiene un presupuesto de aproximadamente 20 millones de euros hasta 2021.

Láseres cada vez más avanzados

Hace más de 50 años que el físico Theodor Maiman construyó el primer láser. Hoy en día, esta tecnología está presente de forma habitual en nuestros hogares e industrias. Incluso hay equipamientos con una luz capaz de alcanzar velocidades propias de la física de partículas o la física atómica.

Investigadores de todo el mundo, tanto del ámbito público como privado, pueden utilizar este láser para sus experimentos. El CLPU, que cuenta con 38 trabajadores, lanza periódicamente convocatorias para que los científicos puedan solicitar su uso. Después, varios investigadores de todo el mundo ajenos al centro valoran las peticiones recibidas y escogen los mejores proyectos. Pérez ha explicado que la próxima semana se van a evaluar 24 proposiciones de científicos que han solicitado hacer experimentos en el CLPU.

Más información