Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samsung deshabilitará todos los Note 7 en EE UU mediante una actualización

El móvil se inutiliza completamente al descargar el software pero operadores como Verizon se oponen a aplicar la medida

Samsung actualizará el sistema operativo del Note 7 para evitar problemas con la batería. Ampliar foto
Samsung actualizará el sistema operativo del Note 7 para evitar problemas con la batería. AP

Samsung deshabilitará vía software todos los smartphone Galaxy Note 7 que aún están en manos de los usuarios estadounidenses para hacerlo desaparecer completamente de este mercado, tras los problemas de seguridad surgidos por el riesgo de incendio de sus baterías, informó el fabricante surcoreano en un comunicado.

El gigante electrónico de Corea del Sur, el mayor vendedor de teléfonos inteligentes en el mundo, dijo que el 93% de los Galaxy Note 7 en Estados Unidos ha sido devuelto a la compañía, pero algunos usuarios no se han acogido al programa puesto en marcha por la firma para la recogida del terminal por comodidad o porque lo consideran un buen aparato.

La actualización se lanzará el 19 de diciembre

Pero forzar la retirada de los terminales que aún continúan en circulación, la compañía lanzará una actualización del sistema el próximo día 19 de diciembre que será distribuida durante 30 días. Al descargarla se impedirá recargar los aparatos “y se elimina su capacidad para funcionar como dispositivo móvil”, señaló Samsung.

La firma aclaró que la aplicación de esta decisión se hace “en cooperación con la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo y en colaboración con distribuidores y minoristas”.

Casi 2,5 millones de móviles retirados

La compañía retiró cerca de 2.5 millones de Galaxy Note 7 de diez mercados cuando surgieron las primeras quejas en septiembre pasado de que las baterías de litio explotaban o se incendiaban durante la recarga. Posteriormente, volvió a lanzar el terminal supuestamente arreglado pero tuvo que dar marcha atrás y suspender definitivamente la producción y distribución del Note 7 el 11 de octubre pasado cuando volvieron a aparecer casos de que teléfonos de reemplazo que también se incendiaban.

El 7% de los compradores estadounidenses del Note 7 conservan el terminal.
El 7% de los compradores estadounidenses del Note 7 conservan el terminal.

La firma surcoreana lanzó entonces una campaña de recogida de todos los terminales comercializados, con la opción de reembolsar el dinero o sustituirlo por otro terminal de la marca de alta gama. Al menos 1,9 millones de teléfonos fueron vendidos en Estados Unidos, donde las autoridades, como en otros países, prohibieron el dispositivo en aviones e incluso en equipajes facturados.

Negativa de Verizon

Pero no todos están de acuerdo con la medida. La operadora estadounidense de telecomunicaciones Verizon anunció que no participará en la actualización para desactivar los teléfonos “ante los riesgos añadidos para los usuarios de Galaxy Note 7 que no tienen otro dispositivo al que conectarse”.

Algunos clientes españoles conservan el terminal

“No queremos contribuir a que sea imposible contactar a familiares, primeros auxilios o médicos en situaciones de emergencia”, señaló Verizon en una nota.

Se desconoce si esa medida se aplicará también en España donde, aunque la distribución de Note 7 fue mínima, varias decenas de usuarios prefirieron conservar sus terminales. Aunque la compañía nunca dio cifras oficiales, se estima que solo varios centenares de Galaxy Note 7 estuvieron en manos de aquellos clientes españoles que se apuntaron al periodo de preventa iniciado en la segunda quincena de agosto y recibieron el terminal el 30 de ese mes, fundamentalmente a través de las compañías telefónicas o la propia tienda online de Samsung. El estreno oficial se iba a producir el 9 de septiembre pero se suspendió, como en el resto de Europa, cuando comenzaron a aparecer los primeros problemas en las baterías.

Más información