Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amarás a mi empresa sobre todas las cosas

El universo de la tecnología también tiene a sus propios evangelistas. Se encargan de transmitir la pasión por sus productos y son el enlace entre el futuro que diseñan sus compañías y el mundo real

Lo que Steve Jobs buscaba en los más de 5.000 empleados que contrató era un flechazo: “El verdadero problema para mí es ¿Se van a enamorar de Apple?”. El fundador de uno de los gigantes tecnológicos más importantes del mundo creía que si un miembro de su compañía sentía esa pasión, sería capaz de transmitirla y todo funcionaría. Guy Kawasaki fue uno de esos enamorados. En los 80 comenzó a enviar una newsletter a los fans de Apple de todo el mundo con la que les hacía sentir como si fueran el corazón de la empresa. Sin saberlo, dio origen a un nuevo modo de entender las relaciones entre las compañías tecnológicas y su entorno. Habían nacido los evangelistas.

Que el término no confunda, nada tienen que ver con la religión. El propio Kawasaki explica el concepto en su libro Selling the dream: "Se trata de convencer a la gente de que crea en tu producto o ideas tanto como tú lo haces". Este título, publicado en 1992, es considerado una especie de biblia, aunque es cierto que muchos de los que ejercen hoy esta profesión, apenas lo han hojeado. "Tratamos de humanizar el mensaje y ser honestos", explica al teléfono desde Londres Soledad Penadés, evangelista en Mozilla. "Si no crees en lo que cuentas, nadie te va a escuchar", añade desde Málaga Hadi Hariri, evangelista de Jetbrains.

Elisa Martín, de IBM.
Elisa Martín, de IBM.

¿En qué momento el puesto de evangelista comenzó a formar parte de los currículums? Los smartphones han revolucionado la vida del ciudadano de a pie,la tecnología ha pasado a ser su compañera inseparable de la noche a la mañana y hace falta alguien que explique todo esto. Tanto al ajeno a este mundo, como a los propios técnicos. "Aunque ya existían las labores de dar conferencias o tener un blog de empresa, diría que el reconocimiento del rol se ha generalizado en España en los últimos 3 o 4 años", cuenta Hariri. El puesto de Elisa Martín, de IBM, se creó en España hace cinco años  pero acumula a sus espaldas  decenas de proyectos, como por ejemplo la puesta en marcha de los sistemas de información de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. "Nuestra presencia es importante por la dificultad que entraña explicar por qué la tecnología es tan importante en nuestra vida. Conectamos lo que nuestras compañías producen con la realidad cotidiana", detalla.

"La gente ve un speaker, pero detrás hay mucho más", señala Alejandro Campos, de Microsoft Ibérica, "trabajamos de muchas maneras, con conferencias, blogs, vídeos en Youtube, redes sociales, reuniones con comunidades técnicas... Tratamos de acercar la tecnología donde quiera que esté la gente". Sin ir más lejos, Campos acaba de dar una charla sobre bots (programa informático que imita el comportamiento de un humano) el día de esta entrevista y al finalizar ha animado a los asistentes a ir a tomar algo para seguir hablando de tecnología. Jorge del Casar trabaja en Kairós Digital Solutions y goza de una de esas características habituales en este perfil, el desparpajo. De hecho ha sido capaz de ponerse un estrafalario traje de colores chillones para presentar un evento: "El evangelista se involucra. No te venden el producto y te dicen que te busques la vida. En el caso de los desarrolladores, necesitan a alguien que hable su idioma, no confían en alguien de márketing porque no están preparados para lo que necesitan".

Alejandro Campos, de Microsoft, en una charla en el Espacio Telefónica.
Alejandro Campos, de Microsoft, en una charla en el Espacio Telefónica.

Aunque hay diferentes modos de trabajar, entre todos los evangelistas consultados podemos establecer un perfil. Son informáticos o desarrolladores con una sólida base técnica y dotes para la comunicación. Algunos profesionales, pasan una parte del año viajando o de charla en charla, por eso es necesario algo de don de gentes. "Entre los informáticos se suele decir que reconocerás al que es extrovertido porque es capaz de mirarte a los zapatos", bromea Hariri. Como dice Campos, tampoco pueden bajar la guardia: "Tienes que estar al día de todas las novedades, tanto las de tu empresa, como las de otras, y probar todo antes de que salga al mercado".

Hay más. Deben ser capaces de crear una historia para transmitir su mensaje, como apunta Penadés: "Saber escribir bien es importante, no te digo de Pulitzer tampoco". Una dosis de templanza no viene mal. “Somos una especie de pacificadores. Recogemos opiniones y traerlas de vuelta a los desarrolladores. Tenemos que conseguir que ser la voz de la comunidad externa y conseguir que las cosas fluyan”, explica Rob Dodson, de Google, que visitó en españa recientemente para participar en un encuentro técnico. Y, para rematar, englobando a todo esto, la palabra clave: la pasión. "Lo principal es tener mucha convicción en lo que están transmitiendo y eso se consigue con el trabajo y el conocimiento".

Rob Donson, de Google, en un encuentro técnico en Madrid.
Rob Donson, de Google, en un encuentro técnico en Madrid.

Un buen evangelista debe ser la antítesis de los modos de teletienda. Nada de vender por todos los medios las bondades del último lanzamiento. Si es necesario hablan incluso de las dificultades que su empresa ha tenido en el desarrollo de un producto. Son la celestina entre el público y la marca. Por eso a nadie le resulta ya extraño que el lanzamiento de un móvil se convierta en todo un acontecimiento internacional.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >