Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del furor al cierre, la fugaz historia de Vine

La app pasó de ser la que tenía mayor crecimiento en el mundo a cerrar en apenas tres años

Vine cierra Ampliar foto
Un grupo de personas graba vídeos con sus móviles. Reuters

Twitter cierra Vine. Se anunció horas después de que la compañía publicara sus resultados trimestrales, dijese que iba a reestructurar las prioridades de la empresa y anunciase el despido del 9% de sus empleados.

Esto era impensable en 2013, cuando Vine era la aplicación que más crecía en todo el mundo según GlobalWebIndex; sus usuarios aumentaban casi cuatro veces más rápido que los de WhatsApp o Instagram.

Vine alcanzó su cúspide en agosto de 2014 cuando el 3,6% de los usuarios de Android en Estados Unidos usaban la aplicación al menos una vez al mes

El encanto de la red social eran sus limitaciones. Los vídeos, limitados a seis segundos, eran el continente perfecto para pequeñas historias de tono humorístico muy virales. Gracias a este innovador formato, Vine alcanzó su cúspide en agosto de 2014 cuando, según los datos de 7Park Data facilitados a EL PAÍS, el 3,6% de los usuarios de Android en Estados Unidos usaban la aplicación al menos una vez al mes.

Hoy, sólo el 0,66% de esa base de usuarios usa Vine según la compañía de inteligencia de datos. "Limitar los vídeos a una duración de seis segundos conduce a un bucle viral muy rápido, pero también hace que sea fácil para los consumidores ver todo el contenido popular de una pasada", dice Byrne Hobart, analista en 7Park.

Para Marcos Morales, responsable del área digital en la agencia de comunicación Tinkle, el formato era la maldición de la red social: "Vídeos de tan corta duración exigen productores con una gran capacidad creativa muy alta".

En 2013 y 2014 Vine era un furor entre los más jóvenes, una audiencia a la que es difícil llegar a través de la televisión, así que las marcas estaban muy interesadas por captar su atención. Las estrellas de Vine comenzaron a realizar colaboraciones con las marcas y a generar ingresos. Pero los jóvenes comenzaron a sentirse atraídos por nuevas propuestas como Instagram y Snapchat. Las estrellas comenzaron a migrar y, sin ellas y sin la audiencia, Vine se quedaba cada vez con menos cosas que ofrecer.

Las estrellas de Vine comenzaron a realizar colaboraciones con las marcas y a generar ingresos

Migraron por audiencia e ingresos. "Muchos viners comenzaron a crearse su propio canal de YouTube donde migrar a sus seguidores e ingresar dinero, ya que en Vine es prácticamente imposible", dice Dani Argü, popular usuario de la app en España.

"Vine nunca ha estado realmente ligada a Twitter o cualquier otra red social, así que el contenido nunca tuvo el potencial de convertirse realmente viral en comparación a como lo hace ahora en otras plataformas", indica Jan Dawson, analista en Jackdaw Research, como problema adicional de la plataforma junto al formato.

Vine contaba con 200 millones de usuarios activos mensuales, según la última cifra oficial de Twitter comunicada en 2015. Snapchat cuenta con 150 millones activos cada día, e Instagram, con 300. "Vine fue perdiendo su momento a medida que YouTube atraía a más usuarios influyentes y Snapchat e Instagram iban acomodando su propuesta a lo que demandaba la audiencia y los creadores", indica Hobart.

Twitter intentó frenar la caída y muerte de Vine ofreciendo opciones más lucrativas e interesantes para los creadores con la adquisición de Niche

Twitter intentó frenar la caída y muerte de Vine ofreciendo opciones más lucrativas e interesantes para los creadores con la adquisición de Niche, una plataforma para conectar usuarios influyentes con marcas, o vídeos más largos con un anuncio precargado antes de la reproducción. Llegaron tarde y no pudieron frenar la sangría de usuarios.

El cofundador de Vine, Rus Yusupov, que fue despedido por Twitter el año pasado, mostró su descontento con el devenir de la compañía mediante un tuit en el que rogaba a los emprendedores que no vendieran sus empresas.

Vine no encajaba con Twitter

Vine no encaja con la nueva estrategia que Jack Dorsey emplea para reconducir el rumbo y los resultados de la compañía, que sigue sin poder hacer crecer significativamente o rentabilizar su red social. Twitter es ahora una plataforma enfocada en la información y el entretenimiento en tiempo real.

La compañía ya está realizando cambios para lograrlo, usando el aprendizaje automático para mostrar lo más relevante arriba del timeline y lanzando emisiones en directo como los debates a la presidencia de los EE.UU. o contenido de la NFL, la liga estadounidense de fútbol americano. Twitter dice que está aumentando el número de usuarios activos al día gracias a estas maniobras.

Su aplicación para el Apple TV, que se coló en la presentación de los nuevos productos en Cupertino, se centra única y exclusivamente en el tiempo real a través de Periscope, su aplicación para teléfonos que permite retransmitir vídeo en directo, y sus colaboraciones con medios. En este segmento, su rival más claro es Facebook Live, una de las minas en ingresos publicitarios de Mark Zuckerberg.

Twitter es ahora una plataforma enfocada en la información y el entretenimiento en tiempo real

"No encaja con el nuevo foco que tiene Twitter en el vídeo en directo y las noticias. Vine no es para en eso y tampoco genera ingresos, así que era uno de los candidatos más obvios por los que Twitter empezaría a hacer recortes", piensa Dawson.

Vine ha muerto, pero el contenido que hizo popular a la red social permanece vivo en Instagram y Snapchat mientras Dorsey sigue intentando encontrar el camino de Twitter entre los rumores de venta que pierden fuelle y la presión de Wall Street.

Más información