Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Twitter y LinkedIn apuestan por los deportistas olímpicos menos conocidos

Las redes sociales forman a los deportistas de disciplinas más minoritarias sobre cómo crear una marca personal y aprovechar la atención a los Juegos de Río

Deportistas del Centro de Alto Rendimiento en la formación de Twitter.
Deportistas del Centro de Alto Rendimiento en la formación de Twitter.

Samuel Carmona está convencido de que puede traerse una medalla de Río. Este chico canario de 20 años lleva solo 10 meses compitiendo a alto nivel, pero han sido suficientes para que represente a España en la categoría de 49 kilos de boxeo en los Juegos de Brasil. Antes de irse a vivir a la residencia Joaquín Blume de Madrid, entrenaba a diario en un gimnasio de su barrio, La Isleta, en Gran Canaria. Aquí en la capital todo ha cambiado por completo. Sigue entrenando cuatro horas al día, pero la vida es diferente. Es una vida sacrificada al deporte que, en el caso de estos deportistas de disciplinas más minoritarias, pasa muchas veces desapercibida para el gran público. Para intentar salir de esto, Samuel ha asistido durante cinco días a una academia, organizada por Danone, con los representantes de las grandes redes sociales en el Centro de Alto Rendimiento. Allí LinkedIn, Twitter, Facebook y YouTube han dado consejos a estos deportistas de élite sobre cómo deben utilizar sus perfiles para crear marca personal. "Estas herramientas son muy importantes para darnos a conocer, porque nosotros trabajamos muchísimo y muchas veces no conseguimos que se sepa", explica Carmona. 

El consejo más importante es que compartan su experiencia en los Juegos. A ellos les puede parecer normal la vida olímpica, pero no lo es, tienen que enseñarla

Ahí, justo en ese punto, es donde quieren y pueden influir las redes sociales. "Es importante que sea ahora, justo antes de los Juegos para aprovechar el tirón mediático y el interés que suscitan", explican los organizadores de la Danone Academy. Redes como Twitter explotan con los grandes acontecimientos deportivos: solo en 2015 se registraron más de 30 millones de tuits sobre los Juegos de 2016. En las olimpiadas de 2012, momentos como el del corredor Usain Bolt ganando el oro en 200 metros provocaron 80.000 tuits al minuto. "El consejo más importante que puedo darles es que compartan su experiencia de los Juegos. A ellos les puede parecer normal la experiencia en la vida olímpica, pero no lo es, tienen que enseñarla", sostiene Kike Levi, responsable de deportes de Twitter para el sur de Europa.

Colgar fotos de entrenamientos, mostrar vídeos de rutinas o dar consejos para los seguidores de esos deportes es clave para acercar a los fans a sus cuentas. "Por ejemplo, Samuel podría mostrar cómo se está preparando un olímpico para esto, cuál es su rutina. Para un aficionado al boxeo puede ser increíble que un olímpico le cuente como se está entrenando. Está poniendo voz a un deporte que normalmente solo tiene una atención minoritaria", detalla Levi. 

Los consejos de YouTube

La gigante plataforma de vídeo ha sido la encargada de poner cierre este lunes a los cinco días de la Academia. En su sesión, estos han sido sus consejos a los deportistas:

1. Crear un canal y subir vídeos de entrenamientos, alimentación, retos, de dónde sacan las fuerzas... Aprovechar la tecnología del 4K y los 360 grados. 

2. Utilizar la traducción y subtítulos para llegar a una audiencia más global. El 60% del tráfico de un canal viene de fuera del país de origen del vídeo. 

3. Mantener el foco en la temática de tu deporte: "No pienses en grande, disfruta de lo que haces". 

4. Colaborar con otros creadores y discográficas. 

5. Buscar colaboraciones con marcas.

El responsable de deportes no da pautas sobre tiempos: "Ellos han ido allí a competir, a ganar medallas, así que tienen que tuitear cuando puedan, cuando tengan tiempo". Pero sí con un concepto en mente: tiene que ser en directo. La interacción en tiempo real es el núcleo de esta plataforma donde todo lo que ves está pasando, ya, ahora.

Con ese propósito, y teniendo en cuenta el auge imparable del vídeo, Levi les explicó a los deportistas el funcionamiento de Periscope. "No lo conocían casi ninguno. Les puse el ejemplo de Piqué en la Eurocopa y les surgió el miedo de qué podían hacer ellos si no eran famosos", explica. "No hace falta ser famoso para tener éxito en Twitter. Hay que ir creando poco a poco comunidad. Tienen que dar a sus seguidores un motivo para seguirlos. Igual uno gana el oro y da el campanazo. Necesita estar en las redes sociales, porque es de ahí de donde los medios van a sacar la información". 

"Pueden parecer consejos muy generales, pero sí no te los dicen no los tienes en cuenta. Ahora ya sé que tenemos que tuitear más y con más fotos y vídeos. Nosotros nos lo estamos currando mucho, sin ningún patrocinador, esto puede ayudarnos", cuenta el taekwondista Javier Pérez, de 19 años, que este año no se ha podido clasificar para los Juegos, pero ha asistido a las clases de formación. 

LinkedIn, para dentro y fuera de la pista

Andrea Breteau empezó a hacer esgrima cuando tenía cinco años. El motivo por el que una niña tan pequeña se interesa por coger una espada viene de familia: tanto su madre como su abuela fueron olímpicas en esgrima. Su padre también estuvo entre los 32 mejores del mundo. "Pero la buena era mi madre", explica. Ahora con 18 años, ya ha sido campeona de España en muchas ocasiones y ha quedado tercera en la copa del mundo de 2014, en la modalidad de florete. Este año se pierde los Juegos por una serie de "complicaciones", pero piensa seguir entrenando sus seis horas diarias para poder ir a Tokio en 2020. "Para conseguir mejores oportunidades allí tenemos que utilizar las redes sociales", comenta convencida Andrea. 

Según los responsables de LinkedIn en nuestro país, las empresas valoran las capacidades que un deportista adquiere en el desempeño de su disciplina: el trabajo en equipo, la constancia, la superación y la habilidad para concentrarse en su labor. Además, otro de los beneficios que un atleta encuentra en esta red es la oportunidad de mostrar sus logros y conectar con deportistas de todo el mundo, lo que le permite construir su networking profesional. Esto les permite crease una buena imagen tanto para dentro como fuera de la pista.

Para Andrea, LinkedIn ha sido una revelación. Reconoce que no tenía cuenta en esta red profesional. "Me la hice justo después de las clases porque me di cuenta de que puede ser muy importante para buscar ayudas de equipamiento, becas o incluso puedes conseguir a algún patrocinador que te lleve un mes a entrenar a Tokio antes de los Juegos", razona la deportista. "Nosotros no somos tan famosos como los jugadores de fútbol y baloncesto y no podemos perder ninguna oportunidad". 

Más información