Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
vehículos

El gigante chino Xiaomi se aventura en el transporte con un Segway

La empresa asiática amplía su universo con la incorporación del Nineboot Mini, un patín motorizado que se controla desde el móvil. También aumenta el tamaño de su televisión

Nineboot Mini, un patín motorizado que se controla desde el móvil. Ampliar foto
Nineboot Mini, un patín motorizado que se controla desde el móvil.

El universo de Xiaomi continúa expandiéndose hacia el infinito. Buena muestra de ellos es el último lanzamiento, ayer en Pekín, de su nueva televisión inteligente Mi TV 3 y del patín motorizado Nineboot Mini, el primer scooter diseñado por la empresa asociada Nineboot desde que en abril adquirió la estadounidense Segway. El patín de dos ruedas reduce la altura de su característica columna central, de forma que puede ser controlado con el movimiento de las rodillas, y aumenta la autonomía de su batería hasta los 22 kilómetros. Alcanza una velocidad de 16 kilómetros por hora, puede subir pendientes de hasta 15 grados, y pesa solo 12,8 kilos.

Como sucede con todos los aparatos de la compañía china, el teléfono móvil es protagonista en el uso del Nineboot Mini. No solo permite conocer la velocidad del patín y controlar algunos de sus movimientos, sino que la aplicación para smartphone también sirve de candado: cuando está en modo seguro hace sonar una alarma si alguien lo mueve y advierte a su propietario a través de un mensaje. El precio es otra de sus grandes fortalezas: cuando se ponga a la venta en China, el próximo día 3, costará 1.999 yuanes (285 euros).

El nuevo patín aumenta la autonomía de su batería hasta los 22 kilómetros y alcanza los 16 kilómetros por hora

Así, la multinacional que dirige Lei Jun da un nuevo salto en la ambiciosa creación de su ecosistema inteligente, que cuenta ya con innumerables aparatos. Incluye electrodomésticos como los purificadores de aire y de agua, zapatillas de deporte inteligentes —en colaboración con Li Ning—, una pulsera biométrica que arrasa, altavoces bluetooth, baterías externas que se venden por millones, y un largo etcétera. Probablemente solo haya dos productos que no se pueden conectar al móvil y que no tienen nada que ver con la electrónica: una maleta de 40 euros y el conejo de peluche que es la mascota de la compañía. “Son estos accesorios los que realmente dejan beneficios”, reconoció el presidente Lin Bin en una entrevista con EL PAÍS.

El nuevo televisor gigante de la compañía asiática alcanza las 60 pulgadas. ampliar foto
El nuevo televisor gigante de la compañía asiática alcanza las 60 pulgadas.

El lanzamiento de estos nuevos productos revela la estrategia de una empresa que nació hace solo un lustro y en la que los teléfonos móviles que la han hecho famosa cada vez parecen menos importantes. No obstante, como explicó hace unos meses su vicepresidente para el mercado internacional, Hugo Barra, Xiaomi cada vez se apoya más en otras marcas que, como sucede con Nineboot, bajo el paraguas del logotipo Mi colaboran con ella en el desarrollo y la comercialización de todos estos productos que van creando, poco a poco, una vida en la que el móvil sirve de mando a distancia.

Los teléfonos móviles que hicieron famosa a Xiaomi cada vez parecen menos importantes en su estrategia

Lo mismo sucede con su televisión, que ayer desveló su tercera versión. Mantiene la resolución 4K de su predecesora pero gana 13 pulgadas para convertirse en un gigante de 60. A pesar de ello, cuesta únicamente 4.999 yuanes (700 euros), un precio que, a pesar de ser el más elevado del catálogo de la marca, sigue siendo muy inferior al de la competencia. Además, el aparato separa la pantalla, fabricada por LG, de la placa madre y de los altavoces, que se comercializan en un accesorio aparte, el Mi TV Bar. Como explicó durante la presentación el consejero delegado de la empresa, Lei Jun, esto permite que quienes tengan otra pantalla puedan adquirir únicamente este segundo aparato para actualizar sus televisores.

El consejero delegado de Xiaomi, Lei Jun. ampliar foto
El consejero delegado de Xiaomi, Lei Jun.

“Normalmente, una pantalla puede durar diez años, pero en el transcurso de esa década los sistemas quedan obsoletos. Ahora, los usuarios pueden adquirir la Mi TV Bar por separado (a 130 euros) y lograr un rendimiento similar al de la Mi TV 3”, añadió Lei. El único requisito para que funcione correctamente es que la televisión antigua cuente con una entrada HDMI. La Mi Box —integrada en la Mi TV Bar— ofrece un impresionante catálogo audiovisual, al estilo de Apple TV.

Ahora ya solo falta que Xiaomi anuncie su esperado móvil Mi 5, que se está haciendo de rogar. De hecho, hace ya más de un año que debutó el Mi 4, y parece que está habiendo dificultades en la producción del último terminal, ya que incluso representantes de la marca consultados reconocen no saber si el Mi 5 verá la luz en noviembre o a finales de año. Lo que sí parece claro es que el móvil incluirá lector de huellas dactilares, 4 gigas de RAM —algo con lo que ya cuenta el Mi Note Pro, actual buque insignia de la marca—, y especificaciones del más alto nivel destinadas a competir directamente con Apple y Samsung para recuperar el trono del mayor mercado mundial.