Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El logo de Alphabet: lo soso es duradero

La empresa paraguas de Google ha elegido una imagen corporativa sobria que se aleja del estilo del buscador. Cuatro expertos la analizan

El nuevo logo de la empresa 'paraguas' de Google, Alphabet.
El nuevo logo de la empresa 'paraguas' de Google, Alphabet.

"El diseño es algo tan simple que por eso es complicado". Ahí va una de las frases lapidarias de Paul Rand, el diseñador reverenciado que concibió los logos de IBM, de Westinghouse y de UPS. Alphabet, el nuevo armazón corporativo de Google y compañía, ha dado a conocer el suyo poco después de publicarse su nombre. Fans de los doodles eternamente cambiantes, amigos de los derroches de color y tipografías chirriantes, esto es un aviso: Alphabet ha llegado para decepcionaros.

"Paul Rand también decía que 'identidad corporativa' era un término pomposo donde los hubiera", aclara el diseñador Emilio Gil, traductor de Palabra de diseñador —un compendio de aforismos y grandes citas de diseñadores—, director creativo de Tau Diseño. "Las empresas de branding priman los aspectos de estrategia sobre los gráficos". A este diseñador madrileño parece gustarle más el nuevo nombre de la empresa —"ese alpha como comienzo de todo y ese bet, ese reto o apuesta, que conforman una palabra muy bonita"— que el logotipo en sí, aunque le parece apropiado. "La neutralidad del logo, sus sosez, harán que transcurra más tiempo antes de que pase de moda". Que el logotipo se pueda leer con levedad, "sin que la vista se pueda enganchar de forma directa" es algo le hará, según el diseñador madrileño, "aguantar mejor la modas".

No debe extrañar que a otro diseñador le seduzca también el alfabeto, una de sus materias primas. Para Óscar Mariné "alphabet es una palabra bonita, referida al lenguaje y del origen de la tipografía, y le viene muy bien esa transparencia". Cree que detrás de la elección de la fuente, de su escaso grosor y del espaciado entre los tipos hay un buen trabajo de construcción: "Es una tipografía adecuada para crear esa atmósfera más que de transparencia, de startup, una cosa sencilla para un lanzamiento sencillo, pero hacer las cosas sencillas a veces es difícil". El maestro Rand vuelve a hacer aparición en este texto.

La sencillez habla

¿Qué le está contando el logotipo a un experto, que el común de los mortales ignoremos? "Parece referirse a hacer empresas más pequeñas, más cercanas, más íntimas... Yo creo que es una política muy interesante y [el logo] va en esa línea. No es que me gusten todos los logotipos que se hacen con esa sencillez, pero en este caso sí", abunda Mariné. "Es un logotipo con buenos modales, y seguro que es duradero, las buenas marcas no tienen que ser abigarradas", ilustra Mariné.

Ese 'alpha como comienzo de todo y ese 'bet', ese reto o apuesta, conforman una palabra muy bonita"

Emilio Gil, diseñador

La opción por la sencillez le resulta a Alfonso Otón, un joven diseñador gaditano, una declaración de intenciones: "La imagen de Alphabet abre un nuevo camino a todos los servicios de Google. Se presenta con un logotipo sencillo al que le basta una tipografía ancha y sin serifa, y el color rojo, para identificar el hervidero de ideas y la pasión que quieren hacer valer en esta nueva etapa". Otón cree que, lejos de ser una mera elección para salir del paso y hacer de Alphabet una marca discreta, "Google puede estar haciéndose mayor". Fiel seguidor de las novedades en la tecnológica, cree que una reestructuración de este calibre requiere nuevos esquemas visuales. "Veremos cómo los diseñadores de Google renuevan la imagen de todos sus servicios", se aventura a decir.

David González Natal, responsable de consumer engagement [implicación de los consumidores] en la consultora de comunicación de Llorente & Cuenca, coincide, aunque con más cautela, con Otón. Para él, el nuevo logo es "de digestión fácil, pero de corto potencial evocador y que quizá en un plazo relativo de tiempo tengamos que observarlo en perspectiva con un rebranding [reelaboración de una marca] que también afecte a las empresas bajo el paraguas, y en concreto a Google". De hecho, según afirma: "Si por algo se ha caracterizado Google en su historia es por su capacidad de customizar su imagen, con los doodles a la cabeza".

Para quien no digiera aún el cambio, Larry Page, el director de Alphabet, tiene estas palabras de consuelo: "Don’t worry, we’re still getting used to the name too!" ("¡No os preocupéis, también nosotros estamos acostumbrándonos al nombre aún!").

Más información