Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TECNOLOGÍA PONIBLE

El Apple Watch no tiene fila

Los pedidos online terminan con una de las tradiciones de la empresa de la manzana

Apple Watch en la tienda del centro de San Francisco.

Las ventas a través de Internet han puesto punto final a una de las tradiciones de Apple. Con cada nuevo lanzamiento una peregrinación de clientes llegaba incluso a acampar frente a sus tiendas. La apertura de pedidos online para el Apple Watch tres semanas antes de llegar a la tienda, ha hecho desaparecer una de las señas de identidad de la empresa, símbolo de su capacidad de sorpresa e innovación.

Ni Tim Cook, un habitual en la tienda de Palo Alto, la más próxima a su sede en Cupertino, y quizá más icónica de todo Silicon Valley, hizo acto de presencia. Un hecho significativo si se tiene en cuenta que sí que lo ha hecho desde que es consejero delegado y, sobre todo, es el primer producto cuya ejecución ha dirigido directamente. Desde la desaparición de Steve Jobs ninguno de los lanzamientos de Cook eran enteramente suyos. El reloj sí lo es, es una nueva categoría de producto, como lo fueron los móviles y las tabletas.

Aunque se puede probar y saber qué modelo es el más adecuado, no se puede salir con él puesto de una tienda Apple. La estrategia para hacer del reloj un artículo de lujo apuesta por venderlo en una selección de boutiques cuidadosamente estudiadas: Dover Street Market en Tokio y Londres, pero no en Nueva York, los almacenes Maxfield de Los Ángeles (dónde sí se ha registrado una pequeña fila), Colette en París y Corner en Berlín. Estos son los únicos lugares, con zonas con aire de joyería dedicados al nuevo objeto de deseo, donde se puede salir con ello en la muñeca. En el 10 Corso Como de Milán tendrán que esperar un mes, hasta el 24 de mayo para poder comprarlo.

No se puede decir que el reloj no despierte curiosidad, o que sea un fracaso comercial. Al contrario, el flujo de personas dispuestas a probárselo era constante en la sucursal de la calle Powell, pero sí que marca un cambio en la estrategia de venta de Apple. Las cifras son su mejor aval. El primer día de ventas superaron el millón de pedidos. Algunos que no reservaron el primer día tienen fecha de entrega larga, la demora llega hasta agosto en los casos más extremo. Ming-Chi Kou, analista de KGI Securities estima que desde el día de la apertura de pedidos online hasta su muestra en tiendas las reservas han llegado a 2,3 millones.

Acostumbrados a cifras más abultadas, un millón no parece una cifra tan notable, pero brilla mucho más si se compara con Android Wear. Después de un año en el mercado, con modelos de Motorola, Sony, Asus, Samsung y LG, los relojes con el sistema operativo de Google solo superan las 800.000 unidades en el mercado. Una cantidad modesta si se tiene en cuenta que Android es el sistema operativo con predominio mundial en móviles. En ambos casos, la elección del tipo de reloj depende del móvil. El Apple Watch solo funciona con iOS, el sistema operativo de los iPhone. Con Android se da la misma circunstancia.

El próximo lunes Apple compartirá sus resultados financieros trimestrales. Será entonces cuando desvele los planes de expansión de este aparato en más países. Se espera que abran el plazo de pedidos en España a partir del 8 de mayo, quizá también en algún otro país de habla hispana. En Estados Unidos se abrió el plazo de pedido el 10 de abril y el 24 ha comenzado la entrega y reservas en tiendas física.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información