Un chófer al borde de la ilegalidad

La aplicación de contratacion de conductores Uber plantea dudas por su funcionamiento

Un usuario utiliza la aplicación en Berlín, Alemania.
Un usuario utiliza la aplicación en Berlín, Alemania.AFP

No, Uber no es una empresa de transporte. La aplicación que busca revolucionar la contratación de conductores, pero ha puesto en pie de guerra todos los taxistas del mundo, ha logrado convertirse en una empresa valorada en más de 11.637 millones de euros. Pero, ¿Cómo lo hace? Más allá de los beneficios que pretende vender y la polémica que la sigue dondequiera que va, esta es una guía sobre cómo se usa.

Cómo funciona

A diferencia de los métodos para compartir coche (como BlaBlaCar), Uber es en realidad una empresa que facilita la contratación de un chófer. Cuando el usuario que tiene la aplicación descargada en su móvil necesita que alguien lo lleve en coche de un punto a otro de la ciudad, lo que tiene que hacer es darle los datos a Uber (Dónde está, adónde quiere ir), y ésta le avisa de si hay un conductor cerca que - al igual que haría un taxista - lo lleve hasta su destino por dinero.

Uber da la posibilidad de conocer el nombre del conductor, la marca de su coche y le permite ubicarlo con exactitud en el mapa, para saber en cuánto tiempo podrá recogerle, inmediatamente y en su móvil. Con esta simple técnica la empresa californiana ha logrado llegar a más de 100 ciudades en 45 países, incluidas Barcelona y más recientemente Madrid.

Uber deja muy claro, además, que se trata de una empresa privada de reservas de coche en línea, y no de transporte. Gracias a esa definición, la empresa se salva de las multas que Fomento ha advertido se impondrán a las quienes realicen transportes de viajeros por cuenta ajena en vehículos de turismo mediante retribución económica sin estar autorizados por la Administración.

 Cómo cobra

Una vez instalada la aplicación en el móvil se debe crear una cuenta para poder usar el servicio. La aplicación pedirá nombre, número de móvil y correo electrónico. Además del número de tarjeta de crédito y código postal. En Uber no hay taxímetros. De hecho, el conductor no tiene control sobre el precio que la aplicación otorga a cada viaje. Cuando se llega al destino, la app calcula - de acuerdo con el tiempo de viaje, el tráfico y la ruta - la cantidad de dinero que el viajero debe pagar, y el conductor obtiene aproximadamente el 80% de la ganancia.

No se paga en efectivo. Todos los pagos se harán a la tarjeta que el usuario haya indicado al abrir su cuenta, y el conductor recibirá su dinero luego, a través de Uber.

Más información
“BlaBlaCar no tiene nada que ver con Uber, compartir coche es legal”
Los taxistas exigen a la Generalitat que sancione a los viajeros de Uber
Un juez levanta la prohibición sobre la aplicación Uber en Alemania
Uber abre la puerta del ‘lobby’ para vencer la resistencia en Europa

Cómo contrata

Básicamente cualquiera puede ser un conductor de Uber. Cada chófer solo debe ser mayor de 21 años y tener un coche de cuatro puertas en "excelentes" condiciones, según la página web. Además de tener, por supuesto, un "seguro particular de cobertura amplia".

Aunque en un principio se trataba de una empresa que unía a viajeros con conductores de coches de lujo, la versión de la aplicación que ha llegado a Europa es low cost (UberX, en EE UU), por lo que los automóviles no deben tener ninguna otra característica especial. 

Una vez contratado, cada chófer recibe un teléfono inteligente con una versión diferente de la aplicación, que le indica cuándo hay un usuario cerca que necesita de sus servicios. Si hay dos conductores por el área, el que esté más cerca del viajero será el único que reciba el mensaje con su solicitud.

Cómo paga

La empresa se queda con el 20% de las ganancias y suele pagarle a los conductores por viaje, aunque no inmediatamente. El dinero usualmente llega a las cuentas bancarias de cada chófer contratado una vez a la semana.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS