Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nubefone, una aplicación para llamar por teléfono

Funciona como una operadora tradicional y prescinde de la voz sobre datos

Hermenegildo García.
Hermenegildo García.

Skype, Hangouts, Viber, la difunda Jajah… El universo de aplicación para hacer llamadas de voz o videoconferencia es bastante amplio. Se trata de convertir la información en datos y enviarlos a través de la conexión a Internet ya sea del móvil o del ordenador. La propuesta de Hermenegildo García (Granada, 1965) es diferente, vuelve a los orígenes, a través de su aplicación Nubefone. “Pensamos que la voz sobre IP no funciona en el móvil. De hecho, no es algo casual, las propias operadoras ponen de su parte para evitarlo y que así se mantenga su negocio de llamadas”, explica el ingeniero de telecomunicaciones.

Nubefone funciona en Android e iOS, también en Blackberry, “aunque con muy pocos usuarios”, matiza. Por ahora no tienen planes para salir en Windows Phone. “Apenas hemos recibido un par de correos pidiéndolo”. La descarga es gratuita y el saldo inicial es de cinco euros. Por cada amigo que se dé de alta por recomendación se consigue un euro adicional.

El proceso de alta es sencillo. Se pone el correo, el nombre y el número de móvil. A partir de ahí se llama como en un teléfono normal y se va a la agenda. La diferencia está en que cuando se hace la llamada, da la sensación de que se corta y se recibe una llamada entrante de Nubefone como remitente, al contestar, se habla con el número deseado. Lo que realmente sucede es que la aplicación hace de operadora, a través de la licencia emitida por la CNMC en 1998. Hasta ahora la ha explotado a través de la matriz de su empresa, Peoplecall.

Una de las grandes ventajas, además de mantener la calidad y cobertura de una llamada tradicional, es que se puede ver el remitente. “Otro de los motivos de rechazo de las llamadas sobre datos es que no se sabe quién llama. Conocer el remitente es clave para contestar a alguien”, insiste García, cuya empresa cuenta con 14 trabajadores.

La tarifa es de dos céntimos por minuto para llamadas en España, tanto fijos como móviles. Una llamada a Montecarlo tiene un precio de 10 céntimos por minuto, pero es la excepción. La mayoría de los países se queda en 5 céntimos. Junto al número marcado aparece la cantidad que se cobrará por cada minuto de conversación.

Ahí estriba otra diferencia. El pago se hace a través de tarjeta de crédito, a posteriori. No se puede prepago. Con un matiz, una tarjeta puede aunar los pagos de otros usuarios. “Este modelo sirve para una familia, pero también para una empresa”, expone. De paso, evitan pagar el 30% que se queda Apple en cada venta a través de su tienda de aplicaciones. “Si a esto le restas el 21% de IVA haría insostenible nuestra propuesta”, confiesa. Antes de marzo incluirán el pago a través de Paypal.

Desde su nacimiento el verano pasado ya han superado los 30.000 usuarios registrados y preparan su expansión a14 países.