Ascend Mate, 15,5 centímetros de ‘smartphone’

El móvil de Huawei, el más grande del mercado, es un reproductor multimedia sin igual

El Ascend Mate de Huawei.
El Ascend Mate de Huawei.Gorka Lejarcegi (EL PAÍS)

Cuando Apple anunció su primer móvil, allá por 2007, lo maravilloso no era el aparato sino la ausencia de instrucciones. Un par de clics bastaban para acceder a cualquier servicio. Su atractivo era el software, un sistema operativo sencillo, rápido, claro, eficaz. No había otro igual; entre el iPhone y el resto, el abismo. Los Nokia, entonces reinantes, contaban con la mejor maquinaria, del teclado a la cámara, pero moverse por su pantalla era una tortura.

El reinado del iPhone continuó sin competencia. Hasta que Google desarrolló un sistema para los smartphones, Android.Steve Jobs previó que eso era un ataque en toda regla del hasta entonces buen amigo, Eric Schmidt. Jobs comprendió que podía repetirse la historia vivida con los ordenadores personales. Apple vendió el primer Macintosh, con su software integrado (como sigue haciendo con cada uno de sus productos), pero a Bill Gates se le ocurrió crear un software y ofrecérselo a todos los fabricantes de ordenadores. Lo que Microsoft hizo en los 80 con el ordenador, Google ha hecho con los smartphones en el siglo XXI. La única diferencia es que Microsoft cobraba por cada Windows y Google, por sus Android, no (prefiere imponer sus servicios gratuitos, como Gmail, Google Play o Maps).

Hoy, realmente, los dos sistemas dominantes son muy buenos. Y muy parecidos. Muchas de las novedades del nuevo iOS 7, ya las tiene Google Now, y las que no tenga Android del nuevo iOS 7, más pronto que tarde las incorporará. Es decir, que el software ya no es determinante en la compra de un teléfono inteligente. Ahora la decisión depende más del precio y de lo que necesite el consumidor, pero sin duda un elemento clave en un aparato multimedia es ver bien las cosas. Y las cosas, desde un correo a un vídeo, se ven mejor en pantalla grande que en pequeña.

No hay ninguno más grande que el Ascend Mate de Huawei. Son 6,1 pulgadas de pantalla, medida diagonalmente (15,5 centímetros). Durante los días de prueba alquilé una película en alta definición (2,99 euros) en Google Play (30 días de plazo para verla), que se descargó en segundos y en alta definición con una calidad extraordinaria, pese a que la conexión casera era un modesto ADSL. Quizás el éxito se lo tenga que repartir con la última versión Android, pero el procesador de cuatro núcleos de Intel, algo tendrá que ver.

La experiencia fue totalmente positiva. La película de más de dos horas apenas consumió una décima parte de la batería  Li-ion 4050 mAh. Es cierto que cansa sostener el móvil con la mano, que es mejor ver un largometraje en el cine o en el televisor, como es mejor leer una novela en papel que en pantalla, pero contemplo el smartphone como un recurso multimedia para muchas situaciones en las que nada de eso se encuentra a mano: viajes, transportes, ratos perdidos...Me encanta relajarme en aguas de Formentera, pero a veces tengo que hacerlo en la bañera.

El prejuicio para un móvil grande (más de cinco pulgadas) es la obsesión por meterlo en el bolsillo -que solo preocupa a los hombres- y su peso. Si lo primero no tiene remedio, lo segundo sí (Ascend Mate pesa 198 gramos, 87 más que el iPhone 5). Sin duda el Ascend Mate no es para llevar en el bolsillo, por eso la mujer es la principal aficionada a estos móviles, según la experiencia asiática, donde los megamóviles llevan más tiempo en las tiendas. Incluso su tamaño es una ventaja, pues lo encuentran antes en el bolso.

La experiencia positiva con el cine, se repite con los juegos y la música. Por supuesto, Ascend Mate no tiene rival entre los smartphones como GPS del coche. Aún tienen que mejorar estos aparatos grandes la colocación de las teclas, pues al tener que agarrarse con los dedos, a menudo disparan los botones situados a los lados. Deberían colocarse en la parte superior o inferior.

Ascend Mate funciona con Android, por lo cual basta introducir el correo Gmail de Google para que sincronice todo lo que se tiene con esa empresa (calendario, correo, contactos, aplicaciones...). El llamado ecosistema, como el que tiene Apple y que hace años tanta envidia despertaban los poseedores de un iPhone.

El smartphone de Huawei raya en la categoría de la tableta, pues las hay de 7 pulgadas, como el híbrido de Asus Fonepad, que funde tableta y teléfono. Quizás ese es demasiado grande para hablar por teléfono, aunque no para el resto de funciones. Este Ascend Mate es smartphone, pero con el teclado más generoso del mercado.

El precio es un factor determinante de las compras. Si el iPhone 5 cuesta a partir de 670 euros, el Ascen Mate sale por 450. Objetivamente hay pocas razones para preferir el aparato pequeño al grande, pero al final todo depende de para qué quiera el consumidor su aparato. Aunque el mundo del smartphone no nació para los que solo quieren telefonear, sino para el mundo multimedia y ahí los móviles de cinco pulgadas en adelante acabarán siendo mayoritarios. En esa tendencia, sin duda, Ascend Mate se ha colocado por delante de todos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción