Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wii U quiere reinventar el juego

La consola llega a España tras un estreno con el doble de ventas que Wii en Estados Unidos

La consola Wii U llega por fin a España. No llega en el mejor momento de Nintendo, con números rojos en el último ejercicio fiscal y con la amenaza del auge de los juegos en móviles y tableta, aunque parece que con el rumbo claro. Sus directivos han confirmado que basta con vender un aparato y un juego adicional para comenzar a ganar dinero.

La acogida hace quince días en Estados Unidos ha sido inmejorable. En el primer fin de semana dobló las ventas de su sucesora. Alguna de las claves del lanzamiento está en el precio. Es la novedad, pero cuesta poco más que la Xbox o PS3. En España sale por 300 euros en la versión más modesta, sin juego y con solo 8 gigas de memoria interna. Parece que Nintendo ha aprendido de sus errores. Su consola portátil 3DS, nacida hace año y medio, tuvo que recortar un 30% su precio poco después de estrenarse; además llegó con un catálogo escaso. sin imprescindible Mario.

En esta ocasión el catálogo de estreno es generoso. Un total de 23 títulos entre los que destacan Nintendo Land, un popurrí con los personajes de la casa pensado para jugar con amigos, y New Super Marios Bros U. No faltan los preferidos en este último tramo del año: FIFA 13, Call of Duty, Assassin’s Creed III, Mass Effect 3 y Just Dance 4. Aunque quizá el más esperado es Zombi U, de Ubisoft, presentado por primera vez durante E3. Es el juego que acompaña a la consola en su versión más avanzada, con 32 gigas de memoria.

La tableta, denominada Wii U Gamepad, de 6,2 pulgadas es la gran novedad. Permite jugar en solitario sin necesidad de utilizar el televisor. Mientras unos ven una película otro puede jugar con la tableta en la misma habitación. Aunque cuando brilla es al jugar en grupo. Lo que Nintendo ha bautizado como juego asimétrico es, en realidad, un cambio de papeles. El resto de jugadores, hasta cuatro más, pueden utilizar los antiguos controladores

En una reciente entrevista a este medio, Satoru Iwata, consejero delegado de Nintendo, declaró que están ante una nueva revolución: “Aquí es donde tiene una importancia crucial el GamePad. El que juegue con este aparato podrá tener acceso a información que el resto de jugadores no tendrá. Pensamos que hay mucho por hacer al unir dos pantallas”.

Microsoft, un año después de anunciarse Wii U, ha creado una aplicación para convertir casi cualquier tableta, ya sea Android o iPad, en un mando adicional, en una forma de pantalla adicional para, por ejemplo, consultar los mapas. Lo han denominado Smartglass. Parece que el fenómeno de la segunda pantalla no solo se consolida para ver la televisión, sino también en el ocio electrónico.

A pesar de su celeridad en el desarrollo, Iwata cree que su propuesta no tiene mucho que ver: “Es posible que la experiencia con Smartglass no sea tan satisfactoria. Wii U se comunica directamente con el mando, veo muy difícil que Smartglass dé una respuesta sin retardo, sin demora, sin latencia”.

A Nintendo se le achaca cierta infantilización y también escaso gusto por el hardware; de usar componentes que no son de última generación y de poca memoria interna. Es decir, que su ahorro en hardware es notable. Su actitud en este aspecto es muy parecida a Apple. Pocas veces hablan de los componentes de sus aparatos, ni de su potencia. Solo se centran en el uso, en las sensaciones, en las experiencias. También se parecen en su clara apuesta por tener un ecosistema propio. Mario, Luigi, Pikmin, Link -el protagonista de Zelda- y Kirby, por citar alguno de sus personajes más carismáticos solo funcionan en cacharros de Nintendo.

Después de tres horas de juego con el nuevo aparato, la sensación es positiva. Genera emoción e intensidad con el juego. La complicidad con los contrincantes es inmediata. Wii U consigue su cometido, entretiene y divierte. Pero quedan dos dudas, heredadas de también del anterior modelo. La primera, si una vez pasado el efecto novedoso mantendrá el atractivo y si será capaz de enganchar al jugador solitario tanto como lo hace con el grupo. La segunda, si los estudios externos a Nintendo serán capaces de explotar el nuevo soporte, la tableta. Otro aspecto negativo: se estrena con una actualización. Nada más encender la consola y configurarla hay que descargar un parche para su correcto funcionamiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información