Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nikon presume de 36 megapíxeles

La cámara D800 es la réflex con más resolución del mercado y sustituye a la mítica D700

Nikon D800 con 36 megapíxeles.
Nikon D800 con 36 megapíxeles.

Tras meses de rumores y especulaciones Nikon ha presentado por fin hoy su cámara profesional D800, que sustituye en teoría a la mítica D700. Pero las diferencias entre una y otra son tan grandes que el nuevo modelo parece ser más bien una evolución de la NikonD3X de 24 megapíxeles, al menos en lo que respecta a la resolución. Los 36 megapíxeles de la D800 baten todos los récords, dentro y fuera de casa. De hecho, es la réflex con más resolución del mercado. Sólo le plantaría cara la extraña y exclusiva SigmaSD1 de 46 megapíxeles teóricos (15,3 efectivos).

 Si confrontamos dos cámaras con sensores de idéntico tamaño y diferente resolución es muy probable que la calidad de imagen sea superior en la que menos megapíxeles tenga. Por eso muchos fotógrafos estarán probablemente ansiosos por comprobar si Nikon ha logrado la cuadratura del círculo: mantener en la D800 la calidad de imagen de la D700 triplicando su resolución. Otro enigma que se plantea es el de cómo es posible que dos cámaras tan parecidas sobre el papel como la Nikon D800 y la NikonD4, presentada hace pocas semanas en el CES, tengan precios tan dispares.

 Oficialmente aún no se han ofrecido datos sobre lo que costará en España la D800, pero es muy probable que su precio ronde los 3.000 euros. Más o menos la mitad que el su hermana mayor. Aún más sorprendente es comprobar que a pesar de esa diferencia económica la Nikon D800 aporta 20 megapíxeles más que la D4.

 Tras ponernos en contacto con un asesor técnico de Nikon España vemos que las cuatro principales características en las que la D4 marca distancias son: una mayor velocidad de disparo, la superior resistencia de su cuerpo en condiciones duras de trabajo, un enfoque más preciso con poca luz y una mayor sensibilidad ISO. A esas cuatro cosas habrá que añadir previsiblemente un rango dinámico superior por parte de la D4.

Es muy probable que su precio ronde los 3.000 euros

 Seguramente los fotógrafos a los que se dirige Nikon con ambas cámaras apreciarán fácilmente lo que aporta cada una. La D4 está pensada principalmente para fotoperiodismo, de ahí su velocidad de disparo y enfoque, y para trabajar en climas extremos. Mientras que la D800 es una máquina con la que Nikon quiere competir con el mercado de medio formato en los platós fotográficos. Aunque también puede desempeñar un gran papel en fotografía documental.

 La D4 comparte con la reciente Canon 1-DX la capacidad de levantar más de 10 veces por segundo su espejo para dejar entrar la luz. Mucho más que las cuatro fotos que en el mismo lapso de tiempo capta la D800. Incluso la D700 era algo más rápida. El motivo de esa lentitud hay que buscarlo en el enorme volumen de información que supone captar imágenes de 36 megapíxeles. La cámara necesita procesar al disparar ráfagas en torno a medio gigabyte de información si sumamos los archivos RAW y Jpeg.

 La Nikon D4 también marca distancias al captar imágenes a 204.800 ISO frente a los 25.600 de la D800. Algo que permite que podamos aprovechar tomas disparadas casi en la penumbra. Aunque más allá de esas cifras espectaculares las sensibilidades calibradas máximas de ambas cámaras son de 12.800 ISO en la D4 y 6.400 ISO en la D800. Eso sí, ateniéndonos a las fotos de muestra que Nikon ha colgado en Internet las diferencias entre una y otra pueden ser mayores de lo que pensamos. En el caso de la cámara lanzada hoy sólo podemos comprobar cómo trabaja a 640 ISO. En la D4 se atreven a mostrar fotos de hasta 6.400 ISO.

 En el apartado de vídeo ambas permiten filmar a 24 fps con una resolución de 1920x1080, empleando controles manuales durante la grabación. Pero lo que principalmente aportan es la posibilidad de comprimir los archivos que obtengamos fuera de la cámara. Una prestación profesional con la que Nikon parece plantar cara a Canon en un terreno que hasta la fecha se le ha resistido. Tanto se han querido aplicar en ese sentido que la D800 incluso permite experimentar con la técnica fotográfica del time-lapse en modo vídeo.

 Ahora sólo falta esperar la respuesta de Canon, que muy probablemente presente pronto la la sucesora de su popular EOS 5D Mark II. Es entonces cuando se reavivará con fuerza la eterna batalla de ambas firmas por lograr la mejor máquina réflex