Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temor a que reviente "la burbuja de las tabletas"

JP Morgan calcula que este año habrá mucha más oferta que demanda

Algunos analistas empiezan a hablar de la "burbuja de las tabletas" y lo peor es que temen que reviente este año. Según JP Morgan, en 2011 hay planes para producir 81 millones de tabletas entre todos los fabricantes. Aunque considera que como máximo se venderán unos 47,9 millones, si se rebajan las expectativas de producción un 20%, el resultado es que habrá un exceso de oferta de un 36%.

La segunda parte de las prediciones se centran en quienes serán los más castigados por esta fiebre productora de tabletas. Parece que Apple, ventajas de ser el pionero, no es el perjudicado. De este mercado de más de 47 millones de tabletas, Apple retendrá este año el 61% lo que deja una venta de 18 millones de tabletas para el resto de fabricantes.

De este grupo, aquellos que lo tendrán más difícil serán aquellos que salgan más tarde y el factor precio también deberá considerarse. El anuncio de que el nuevo modelo de iPad mantiene el precio de la primera coloca en una posición difícil a quienes quieran vender tabletas más caras. Deberán convencer de que son mejores o de que vale la pena pagar más por detalles técnicos de los que carece la iPad 2.

La tableta Xoom de Motorola se vende, sin subvención de operadora, a 799 dólares en Estados Unidos. Tiene diez pulgadas de pantalla y va equipada con el sistema operativo de Google, Android. La compañía, sin embargo, tiene intención de ofrecer modelos, con únicamente conexión wifi, a precios más bajos. La Playbook de RIM, el fabricante de Blackberry, se espera que salga a un precio cercano de los 500 dólares pero su pantalla es de siete pulgadas, frente a las diez de la tableta de Apple. La nueva iPad en su gama más alta vale 829 dólares en Estados Unidos y los precios de los distintos modelos oscilan entre los 488 y 793 euros en Europa.

El primer competidor de Apple es Samsung. Fue el primero en dar una alternativa a la tableta de la compañía de Steve Jobs. La Galaxy Tab, de siete pulgadas y 16 GB, cuesta 589 euros. Samsung ha vedido el año pasado dos millones de unidades desde octubre. Apple, 15 millones desde abril. La semana pasada, un vicepresidente de Samsung comentó que, por lógica, la nueva tableta de 10 pulgadas debía llegar a las tiendas con un precio superior al del primer modelo, pero anunció que la compañía "iba a reflexionar sobre ello".

Un descenso en las expectativas de venta por parte de los nuevos fabricantes de tabletas repercutiría directamente en los suministradores. Citigroup ha rebajado las expectativas de Nvidia, fabricante de procesadores, debido a los cálculos sobre un excedente en el mercado de las tabletas que rebaje las cifras de fabricación estimada. Algunos analistas no descarten que algunas pevisiones de fabricación estén infladas para garantizarse contratos de suministro. Apple, con una enorme disponibilidad de dinero, está firmando acuerdos multimillonarios de suministro.

No todas las previsiones dan un éxito rotundo a Apple. Mike Abramsky, de RBC Capital Markets General Manager, calcula que en 2014, el sistema operativo dominante en las tabletas será Android, con un 40% de las ventas.