Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ordenador 1- Humanos 0

El triunfo del ordenador de IBM en un concurso es la prueba más espectacular del avance de la ciberinteligencia desde la victoria de otro computador contra el ajedrecista ruso

No pudo ser. Ninguno de los dos cerebros humanos que aportan las preguntas a las respuestas que se dan en el concurso Jeopardy -así es el formato, a los concursantes se les da pistas en forma de respuestas y deben dar sus respuestas en forma de una pregunta- pudo con Watson, el ordenador diseñado especialmente por IBM para competir en el programa de la televisin estadounidense.

Watson se comió a Ken Jennings y Brad Rutter y, gracias a que por su sistema corre electricidad y no sangre, no presumió de su xito, que fue apabullante, ni escupió sus restos en señal de total superioridad. El ordenador de IBM conseguía un total de 77.147 dólares que fue acumulando a lo largo de los tres días que el programa de ABC ha dedicado al reto de la máquina contra el hombre. Mucho más del doble de lo que consiguió Jennings, el contrincante número uno, que sumó un total de 24.000- o Rutter, contrincante número dos -21.600-. Las dos personas de carne y hueso que asumieron el desafío eran viejos conocidos de Jeopardy. Jennings ganó en el pasado 74 programas seguidos y 2,5 millones de dólares. Rutter es el concursante que mayor cantidad de dinero ha obtenido en Jeopardy: 3.255.102 dólares.

Por haber derrotado ampliamente a sus mortales contrincantes, Watson fue premiado en la noche del miércoles con un total de un millón de dólares, que IBM dedicar a obras de caridad. El segundo puesto de esta edición especial estaba dotado con 300.000 y el tercero con 200.000 dólares. "Lo cierto es que deseaba ganar con todas mis fuerzas porque era el equivalente a salvar la dignidad de la especie", bromeó Jennings después de que concluyera el programa, que fue grabado en enero en la sede de IBM en Yorktown Heights (Nueva York). Alex Trebek, presentador del programa creado en los años sesenta, comenzaba la emisión de ayer admitiendo la virtud más obvia de Watson: es rápido.

Cierto. En el segundo día de programa quedó probada la superioridad con la que el ordenador era capaz de pulsar el botón reclamando para sí la respuesta a la pregunta que se solicitaba. Lo hacía en milésimas de segundos frente al mayor tiempo, mínimo pero mayor, que tardaban los dos concursantes en reaccionar. La rapidez le permitió tener más oportunidades aunque tuviera fallos tan garrafales como la mala respuesta que dio al final del programa de la segunda jornada cuando contestó Toronto a un enunciado que reclamaba una ciudad de Estados Unidos.

Entonces surgió la esperanza. Watson no era capaz de ganar, a pesar de los años de trabajo invertidos por los especialistas y científicos de IBM y a pesar de que tenía acceso a bases de datos equivalentes a un millón de libros o 200 millones de páginas de información para dar sus respuestas, porque no tenía la capacidad del ser humano para captar dobles sentidos o juegos de palabras. Error. Watson no piensa pero su diseo es elaboradísimo, se nutre de 90 servidores que le hacen capaz de aprender sobre la marcha de sus errores y así poder mejorar su capacidad de responder de manera precisa. Dicho de otra manera, IBM ha perseguido el desarrollo de la inteligencia artificial.

Watson bautizado en honor del fundador de IBM, Thomas J. Watson, no es Deep Blue, la famosa super computadora que en 1997 derrotó al que entonces era el campeón mundial de ajedrez Gary Kasparov. El triunfo del ordenador de IBM en un concurso es la prueba más espectacular del avance de la ciberinteligencia desde la victoria de otro computador contra el ajedrecista ruso. Incluso la robótica voz ha sido muy mejorada. Deep Blue manejaba datos precisos de lógica matemática y cálculo para sus movimientos de piezas. Watson es la prueba de que la compañía IBM ha dado un paso de gigante en un mundo en el que los ordenadores inteligentes son capaces de entender y responder a los humanos -esperemos que no reemplazarlos-.

¿El futuro está aquí? El HAL de 2001: Una Odisea en el Espacio; todas las versiones de Terminator; ¿Las máquinas ganando terreno al hombre? ¿Hasta en la vulgar diversión de responder a las triviales preguntas de historia, literatura, arte, cultura, ciencia, deporte, geografía? Ganando mucho dinero? Juzguen ustedes mismos: http://www.jeopardy.com/minisites/watson/