Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los programas de Google entran en Irán

El navegador Chrome, los mapas de Google Earth y la gestión fotográfica de Picasa, disponibles para el público iraní

Desde 1987 Estados Unidos no tiene intercambio comercial con Irán. Google es la primera compañía que romperá, en parte, esta norma. Parcialmente porque Irán permitirá descargar software de Estados Unidos, pero no para uso comercial, sino personal. De hecho, una de las mayores dificultades para Google ha sido adaptarse a la exigencia del Gobierno de los ulemas que pide que estas descargas no estén disponibles en ordenadores con IP de organismos estatales.

Google, en tanto que buscador, sí que ha sido accesible en Irán desde hace tiempo. También sus servicios mundiales como la plataforma de blogger para publicar los cuadernos de bitácora. No sucede lo mismo con YouTube, cuyos vídeos están censurados o GMail, el correo electrónico .

Los internautas iraníes ya pueden usar el navegador Chrome, los mapas de Google Earth y retocar fotografías con Picasa.

En 2009, tras las protestas posteriores a las elecciones, el Gobierno de Irán puso infinitas trabas al ejercicio del periodismo que solo se pudieron burlar gracias a servicios como Twitter, Blogger y YouTube. Fue entonces cuando Google recibió permiso del Gobierno de Estados Unidos para exportar estos programas .

Scott Rubin, director de políticas públicas de Google para Europa, explica algunas de estas decisiones: "Queremos que puedan usar nuestros programas para comunicarse y compartir información. Chrome es un navegador que respeta la privacidad, algo transcendental para los activistas. Los mapas de Google Earth, a través de su API (Interfaz de Programación de Aplicaciones), pueden ser prácticos para crear capas y contar dónde hay zonas peligrosas o manifestaciones. Hay tantas posibilidades como ideas".

Una de las posibilidades que contempló la empresa fue incluir en su paquete de programas para Irán el servicio de mensajería instantánea Gtalk. Sin embargo, desechó la idea. "No podíamos asegurar que se iba a respetar el derecho a la privacidad de los usuarios, así que preferimos no darlo por la seguridad de los usuarios", explica Rubin.

Aunque confiese no tener constancia de peticiones de este tipo de software por parte del pueblo iraní, el ejecutivo de Google confía en la buena acogida de los productos al tiempo que garantiza su privacidad en caso de conflicto. "Si el Gobierno iraní nos pide datos de alguien, no se los daremos. Al no tener ningún interés comercial allí, ni oficina, ni servidores, no estamos obligados. Nuestra intención es dar posibilidades de comunicación entre personas, dotarles de herramientas para que la información fluya de forma segura", insistió.

Google, por el momento, no tiene intención de entablar relaciones comerciales en Irán, como tampoco en los otros tres países sancionados por Estados Unidos: Sudán, Cuba y Corea del Norte.