Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa quiere regular el "derecho al olvido"

Abre una consulta pública para modificar el año próximo la directiva sobre protección de datos y dar al internauta claramente el derecho a borrarlos

"¿Qué ocurre con sus datos personales cuando usted embarca en un vuelo, abre una cuenta bancaria o cuelga sus fotos en Internet?¿Quién usa estos datos y cómo los usa?¿Cómo borrar permanentemente información de su perfil en las redes sociales de Internet?¿Puede transferir sus contactos y fotos a otro servicio? El control de su información, el acceso a sus datos, la posibilidad de modificarlos o borrarlos, son todos ellos derechos fundamentales que deben ser garantizados en el actual mundo digital". Así se inicia el documento de la Comisión Europea que propone una encuesta pública con el objetivo de acumular información y opiniones antes de revisar la vigente directiva de protección de datos en 2011.

"La protección de los datos personales es un derecho fundamental", ha declarado la vicepresidenta Viviane Reding, Comisaria de Justicia, Derechos fundamentales y Ciudadanía de la UE. "Necesitamos normas de protección de datos claras y coherentes para garantizar este derecho. También debemos actualizar nuestras leyes para adaptarlas a los cambios que la globalización y las nuevas tecnologías han traído consigo. La Comisión presentará una nueva legislación el próximo año para reforzar los derechos individuales al tiempo que se reducen los trámites burocráticos para garantizar el libre flujo de datos en el mercado único de la UE".

Los objetivos son claros. Lo que está más oscuro, comenta a Reuters un experto europeo, es de qué manera la Unión Europea podrá forzar a Facebook o Google a aplicar sus criterios.

Europa pretende reforzar los derechos de las personas de modo que la recogida y uso de los datos personales se limite al mínimo necesario. "Se deberá informarse claramente y de forma transparente a las personas sobre quién recoge y usa sus datos y sobre cómo, con qué fines, y por cuánto tiempo lo hace", afirma el documento. Los ciudadanos, admite la Comisión, tienen derecho a "ser olvidados" cuando sus datos dejen de ser necesarios o deseen que sean borrados.

El texto admite que en el seno de la Unión Europea hay normas muy distintas sobre protección de datos y propone igualar la normativa. En la actualidad, el Tratado de Lisboa otorga a la UE la posibilidad de establecer normas exhaustivas y coherentes sobre protección de datos en todos los ámbitos, incluidos los de la policía y de la justicia penal. "De acuerdo con la revisión, los datos retenidos a fines de mantenimiento del orden público deben también estar cubiertos por el nuevo marco jurídico. La Comisión está revisando también la Directiva sobre retención de datos de 2006, que obliga a las empresas a conservar datos del tráfico de comunicaciones durante un periodo de entre seis meses y dos años".

La Comisión quiere asimismo elevar los niveles de protección de datos que son enviados fuera de la UE. Recientemente, por ejemplo, la Agencia de Protección de Datos española ha abierto un expediente a Google España por, entre otros motivos, haber remitido a su central los datos recolectados de las redes wifi por sus coches de Street View.

Hasta el 15 de enero está abierta una consulta pública. Pueden participar en ella, identificándose como tales, ciudadanos, organizaciones o administraciones. Las opiniones se remiten por correo y la UE asegura que las publicará.