Reino Unido perdona a Street View

La autoridad de la protección de datos considera que ha vulnerado la ley pero evita sancionarlo

El comisionado de la Información británico, Christopher Graham, encargado de la proteccion de datos ha emitido un comunicado en el que, a propósito del callejero fotográfico Street View, manifiesta que Google ha vulnerado la ley. Pero tras esta afirmación, las consecuencias que extrae son tibias. Anuncia que auditará las prácticas de Google en el Reino Unido y que propondrá a la empresa la firma de un documento por el que se compromete a que lo sucedido no volverá a ocurrir. El regulador considera que durante la captación de señales de redes wifi privadas por parte de los coches de Street View no se recogieron datos personales relevantes. La nota asegura que la compañía no será multada por lo ocurrido y que, cuando se pueda legalmente, deberá proceder a la destrucción de los datos recogidos.

La reacción británica está en sintonía con la tomada por las autoridades federales de Estados Unidos que tampoco tomarán ninguna medida contra Google, aunque en aquel país siguen vivos unos procesos de investigación judicial.

Francia, Alemania, España, entre otros países europeos, tienen abiertas investigaciones desde sus respectivas oficinas de protección de datos y hay una serie de demandas en los tribunales.

Google, tras reconocer que, por error, había recogido y almacenado datos de tráfico de las redes privadas wifi que sus coches captaban durante su recorrido por las calles de una ciudad, ha insistido en que nunca ha hecho un uso comercial de los mismos y que su caracter altamente fragmentario no lo habría permitido.

En Alemania, donde se denunció por primera vez el hecho, Street View ha empezado a publicar algunos de los recorridos grabados por sus coches. En este país, los ciudadanos tienen el derecho de reclamar preventivamente, no a posteriori, que sus edificios sean difuminados en las imágenes de Street View.

Los coches de Street View, equipados con vistosas cámaras, no solo fotografiaban las calles.
Los coches de Street View, equipados con vistosas cámaras, no solo fotografiaban las calles.BYRION SMITH

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS